Deportes
Martes 27 de Diciembre de 2011

A 10 años del Racing campeón.

Se cumple una década desde la consagración de la Academia. De la mano de Mostaza Merlo y en un país sumergido en el caos, el equipo albiceleste lograba el Apertura 2001. 

El libro ¡Academia carajo! (Editorial Sudamericana), del periodista Alejandro Wall, refleja el título del torneo Apertura obtenido por Racing el 27 de diciembre de 2001, cuando el país era un caos que tuvo su punto más álgido con la renuncia a la presidencia por parte de Fernando de la Rúa y su momento más convulsionado durante los días siguientes, cuando una sucesión de presidentes dejaba cada vez más impávidos a los argentinos. En medio de todo ese caos, claro, hubo fútbol.

El campeonato lo consiguió después de 35 años de sequía a nivel local. Ese hecho histórico se dio en un marco más histórico aún, como el de las llamas de aquella Argentina. En tanto, ese partido definitorio entre Vélez y Racing a punto estuvo de suspenderse. Pero una reunión de urgencia entre Julio Grondona, el presidente de aquellos días Ramón Puerta y dirigentes ratificó que se jugaba.

El libro de Wall sirve, entonces, no sólo para que los racinguistas celebren de nuevo aquel fin de año de gloria, sino para que la gente en general vuelva a recordar qué pasaba en el país.

El trabajo es atrayente desde la portada misma, en la que predominan los colores de blanco y celeste. Allí también se recuerda que eran los tiempos del “que se vayan todos” y de los cacerolazos; esos recuerdos se continúan en la contratapa, donde se ve una foto del helicóptero con el que de la Rúa abandonó la Casa Rosada y se leen los nombres de otros que hicieron grande la historia del club.

Luego continúa el prólogo del periodista y racinguista Carlos Ulanovsky. De ahí en adelante, más de 300 páginas que son un viaje a lo conocido y a lo desconocido. Testimonios sorprendentes ratificarán que no todo es lo que se sabía. Que siempre hay más. Que Racing, en particular, y el fútbol en general, son medidores del sentimiento colectivo.

En el relato hay lugar para la historia anterior a esta historia: la figura de Omar Corbatta, la confirmación del descenso unos días antes de enfrentar al Independiente campeón de 1983, el resurgimiento con aquel equipazo que componían, entre otros, Costas, Fabbri, Medina Bello, Colombatti, el Toti Iglesias y Walter Fernández. Todo eso es Racing.

La apuesta, años más tarde, por Mostaza Merlo, que se ganó una estatua y el cariño histórico de una hinchada multitudinaria; hinchada que es ejemplo porque, como pocas, supo estar en las buenas y en las malas. No se puede soslayar la aparición de Blanquiceleste S.A. como salvataje en otro momento feroz de este club. De ahí al título, pocos pasos. Pasos que se desandan en esta memoria hecha libro.

Comentarios