Mundo
Martes 18 de Octubre de 2011

A mover el cuerpo para tener buen sexo

Se dice que el deporte y el sexo no son buenos compañero por ejemplo en el caso de los deportisas profesionales. Pero al parecer esto ahora sería un mito.

El deporte y el sexo a lo largo de la historia se presentaron como antagónicos, los deportistas semanas antes de una competencia evitaban tener relaciones sexuales basándose en la idea de que las mismas disminuirían su rendimiento, pero esto ¿es verdad o mito?

Por otro lado hay mucha información que compara al sexo con un deporte, ya que permite mantener el cuerpo en forma y sano.

En relación a la práctica de deportes y las relaciones sexuales recibo muchas preguntas, parece que sobre todo entre los hombres se dice que no sirve todo el ejercicio que pudiste hacer en el gimnasio si a continuación tenés sexo.

Les cuento que investigaciones realizadas en los últimos años, por científicos de renombre de reconocidas universidades, demostraron que los hombres que practican deporte en forma regular, pueden disfrutar de una vida sexual mucho más activa que un hombre sedentario.

Entonces estamos diciendo que la práctica de deportes y ejercicio físico mejoran la vida sexual, pero qué pasa cuando es al revés: ¿la actividad sexual baja el rendimiento de un deportista?

Se ha demostrado que las relaciones sexuales, en un ámbito de afecto e intimidad, reducen la ansiedad que es usual antes de cualquier competencia.

La práctica de ejercicio genera testosterona que es una hormona que activa el deseo sexual.

Además, si te sentís bien y te gustás, generás atracción hacia tu pareja –si la tenés- y todo el mundo externo también lo percibe, por tanto estás más atractiva o atractivo ante las miradas y esto eleva la autoestima.

También reduce el stress que se puede ir acumulando en el transcurso de un año laboral, al hacer ejercicio te liberás de pensamientos negativos y preocupaciones y te renovás, tenés menos posibilidades de enfermarte y, refiriéndonos a lo sexual estrictamente, de padecer alguna disfunción en relación al stress.

Por supuesto que me estoy refiriendo a la medida justa: si te pasás con el ejercicio y lo practicás en demasía, es muy probable que comiences a sentir que estás perdiendo el interés en el sexo.

Entonces: sexo + ejercicio + alimentación saludable = vida plena

Fuente: Blogterra

Comentarios