Mendoza
Jueves 01 de Diciembre de 2016

A pesar de que renunció la fiscal viajera, Cornejo quiere su destitución

Aunque Anabel Orozco condicionó su salida de la Justicia a acceder a la jubilación "por razones de salud", el Gobierno de Mendoza va por un desenlace ejemplificador. La causa por fraude avanza.

Todo indica que el gobernador de Mendoza Alfredo Cornejo rechazará la renuncia al cargo de fiscal correccional que ayer le presentó Anabel Matilde Orozco (64), cuestionadísima magistrada mendocina que en la última semana se convirtió en noticia nacional por estar de vacaciones en Brasil mientras, en Mendoza, justificaba con certificados médicos sus ausencias en el trabajo del Poder Judicial.

Orozco sorprendió presentando su dimisión escrita en la mesa de entradas de Casa de Gobierno, dirigida directamente al gobernador, tal como establece la Constitución mendocina, ya que es el primer mandatario el que tiene el poder de designar a los jueces y también de aceptar la renuncia.

Lo hizo de manera "condicionada" (textual) a la obtención de su haber jubilatorio que –dejó constancia– comenzó a tramitar en 2012, cuando cumplió los 60 años que exige la ley previsional en caso de las mujeres.

La magistrada expuso "razones humanitarias" vinculadas a su estado de salud como argumento clave para pedir su salida del Poder Judicial de Mendoza, del que forma parte hace más de 15 años.

Lo que viene
Orozco, conocida popularmente como "la fiscal viajera", gestiona, de este modo, una salida de las filas de la Justicia mendocina que podría considerarse "elegante", si no astuta.

Es decir, sin volver a trabajar –así está desde el martes por recomendación de un psiquiatra que le ha diagnosticado "estrés"– hasta que ANSES le conceda el retiro asegurándole un haber jubilatorio mensual, y a todo esto, poniéndose a resguardo del Jury de Enjuiciamiento que el martes pidió el procurador de la Suprema Corte, Alejandro Gullé, bajo el argumento de "desorden de conducta".

Pero aun así, que esta estrategia se cristalice dependerá exclusivamente de la decisión de Cornejo.

Este miércoles, desde San Rafael, apenas enterado de que Orozco le había presentado la renuncia escrita y firmada, el primer mandatario mantuvo su postura sobre que la magistrada "debería ser sometida al Jury de Enjuiciamiento" como una demostración cabal al resto de la sociedad de que los cargos en la Justicia deben honrarse con trabajo permanente.

Otro dato que apoya la teoría de Cornejo es que el puesto de Anabel Matilde Orozco, sin dejar de ser importante, no es apetecible desde lo político, como sí sería el de un juez de la Corte o de un magistrado de sentencias. Dicho de otro modo, el Gobierno no tiene urgencia en disponer del cargo de Orozco y por ello apuesta a que avance y se desarrolle el proceso de destitución previsto en la ley 4.970 de Jury de Enjuiciamiento. Y uno de los primeros pasos al respecto implica la suspensión, que afecta a los magistrados no solo desde lo laboral, sino desde lo económico-financiero, ya que conlleva el descuento del 50% del salario mientras dure el proceso.

Eso no se toca
La renuncia de Orozco no deja sin efecto otras acciones que comenzaron a gestarse días atrás, cuando el mundo asistía azorado a la exhibición, en su Facebook, de sus fotos de viajera en playas de Florianópolis, mientras en Mendoza había justificado que padecía de lumbalgia.

Avanzan el sumario administrativo iniciado por Gullé y la investigación penal por fraude al Estado con la presentación de certificado médico, que abrió la Fiscalía de Capital, y que se nutre de informes de Migraciones, que dan cuenta de que estuvo en Brasil y regresó el 20 de noviembre, en plena licencia médica.


Comentarios