País
Lunes 01 de Agosto de 2016

A través de un escrito, la hermana Inés negó haber encubierto a José López

La religiosa presentó un documento en el que se defendió de las acusaciones en su contra. Ahora contesta preguntas del juez.

La hermana Inés negó haber encubierto al ex secretario de Obras Públicas José López cuando lo ayudó a ingresar bolsos con millones de dólares al convento de General Rodríguez en el que el ex funcionario fue detenido.
Celia Inés Aparicio presentó esta mañana un escrito ante el juez Daniel Rafecas en el que negó las acusaciones en su contra. Luego se aprestaba a contestar las preguntas del magistrado y del fiscal federal Federico Delgado.
La monja fue citada a indagatoria bajo la acusación de haber encubierto a López cuando lo ayudó a ingresar al convento los bolsos con los millones de dólares. Eso quedó registrado en las imágenes de las cámaras de seguridad del convento.
Inés es representada por la defensora oficial Perla Martínez de Buck, con quien se reunió varias horas antes de la indagatoria. En esa reunión elaboraron el escrito que presentó ante Rafecas.
Este fin de semana, Infobae reveló que la hermana Inés compartía una fundación fantasma con el ex obispo Rubén Di Monte, quien se sospecha fue parte de un circuito de desvío de fondos de la obra pública durante la gestión de López y Julio De Vido en el Ministerio de Planificación Federal.
La entidad en cuestión es “Misioneras de Nuestra Señora de Fátima“, constituida en 1999 como “servicios de organizaciones religiosas”, pero en la que no se registran empleados ni movimiento alguno. Sólo una propiedad de 1.816 metros cuadrados en Banfield, Lomas de Zamora –supuesta donación a Di Monte– y una cuenta bancaria en el Banco Nación.
A pesar de cobrar una jubilación de poco más de cinco mil pesos, la religiosa tiene, además, cinco cuentas bancarias en cuatro bancos distintos. Al igual que en las de Di Monte y la madre Alba, entre ellas se encuentran el banco Macro y el Bisel.
Este martes le tocará declarar a la mujer de López, Amalia Díaz, para que explique la decena de llamados que hizo a un celular de la madre Alba, superiora del convento. En los días siguientes, será el turno del contador Andrés Galera y el empresario Eduardo Gutiérrez. Se trata del primer y segundo dueño de la suntuosa casa que alquilaba López en Dique Luján. Se sospecha que ambos podrían haber oficiado de testaferros para que el ex funcionario ocultara su verdadero patrimonio.
Fuente: San Juan 8

Comentarios