País
Sábado 01 de Agosto de 2015

A una semana de la PASO, la fiscalización quedó bajo la lupa política

A una semana de las primarias, la fiscalización de los comicios se instaló en el centro de la escena bonaerense, por la preocupación de los espacios opositores ante eventuales irregularidades en la jornada electoral que pudieran perjudicar sus desempeños.
Con sus 11.658.445 sufragantes habilitados, la Provincia de Buenos Aires representa el 37,13 por ciento del padrón nacional, lo que la convierte en el distrito de mayor peso electoral del país.
Para controlar los votos bonaerenses, los postulantes opositores a presidente y gobernador apuran los armados de las redes de fiscales que serán desplegados el próximo 9 de agosto para cubrir las 34.500 mesas que estarán ubicadas en 5003 establecimientos provinciales. Con el grueso de la intendentes, los gremios y agrupaciones militantes, el Frente para la Victoria no tendrá inconvenientes en poner un fiscal en cada mesa y un fiscal general cada ocho urnas, aproximadamente. L
a denuncia del precandidato kirchnerista a la Gobernación Aníbal Fernández sobre un presunto llamado a intendentes para que "escondan" su boleta fue la primera luz de alarma que se encendió en la Provincia y que comenzó el cruce de declaraciones con su rival en la interna, Julián Domínguez. Un importante jefe comunal desestimó aquella versión, aunque en diálogo con NA admitió que junto a algunos de sus pares va a "priorizar el laburo de reparto de la boleta de Julián casa por casa". "Lo de robar las boletas de Aníbal es una pelotudez, porque si desaparece esa opción, también pierdo yo", se sinceró el intendente.
Sin embargo, otro grupo de jefes comunales le había manifestado al ministro coordinador en la Casa Rosada que trabajarían con igual ímpetu en la distribución de las boletas de ambos postulantes kirchneristas. En tanto, el frente Cambiemos, que integran el PRO, la UCR y la Coalición Cívica-ARI, recibió con beneplácito la decisión de la jueza federal con competencia electoral María Romilda Servini de Cubría que estableció que "los fiscales o fiscales generales de los partidos o alianzas nacionales podrán ser electores de un distrito distinto al que pretenden actuar". Con el alivio de la resolución de la histórica secretaria electoral, el partido amarillo liderado por Mauricio Macri, así como el resto de los espacios nacionales, tendrán plazo hasta el próximo martes a las 13 para presentar la nómina de fiscales porteños que trasladará a la Provincia.
Además de contar con el poder territorial del radicalismo, el PRO apuntó -y sigue haciéndolo- a conseguir "voluntarios" que se inscriban a través de internet para controlar las boletas en la Provincia de Buenos Aires. Sin embargo, el macrismo debió analizar con lupa los listados ante las sospechas de infiltrados que luego confirmaron: más de la mitad de los anotados eran militantes kirchneristas.
En ese sentido, el jefe de Gobierno porteño se reunió el pasado martes con el líder del Partido FE, Gerónimo "Momo" Venegas, con el objetivo de afinar detalles para las tareas de control de la votación y el escrutinio.
"No vamos a tener problemas en la fiscalización. Se van a cuidar las boletas entre los tres espacios", sostuvo un dirigente radical. Mientras, la postulante de la Coalición Cívica-ARI, Elisa Carrió, recurrió a sus alumnos del Instituto Hannah Arendt para pedirles que se inscriban como fiscales y afirmó: "Fiscalizar significa donar un día de trabajo, el domingo, para colaborar a la transparencia del proceso y ayudar a una democracia más participativa y fuerte". Por su parte, para la fiscalización de sus boletas, el Frente Renovador contará con la ayuda del grupo de intendentes que permanecieron junto al líder de ese espacio, Sergio Massa, y de al menos seis gremios que respaldan la precandidatura del tigrense.
Los sindicatos que cuidará los votos del diputado nacional serán los del Plástico, liderado por Alberto Murúa; Gastronómicos, con Luis Barrionuevo a la cabeza; Peajes, conducido por Facundo Moyano; Petroleros Privados, cuyo secretario general es Alberto Roberti; Obreros del Vidrio, dirigido por Horacio Valdéz; y Textil, encabezados por Horacio Benítez. Consultados sobre el operativo de fiscalización, un alto referente del Frente Renovador resaltó a Noticias Argentinas que tienen "toda la Provincia cubierta, en todas las escuelas está garantizada la presencia de fiscales".
A la vez, explicó a esta agencia que el comando para cuidar las boletas massistas estará a cargo de la diputada nacional Graciela Camaño y del intendente de Junín, Mario Meoni, quien también se encargará de manejar los datos que surjan de las mesas testigo.
Actualizar el sistema
Este semana, la Cámara Nacional Electoral revocó la resolución del juez con competencia electoral en la Provincia, Laureano Durán, que fijaba un tope a la cantidad de boletas que distribuiría, a la vez que aprovechó la ocasión para reclamar una modificación en la modalidad electoral.
"El actual sistema de votación resulta absolutamente deficiente", resaltó, sin vueltas, el tribunal presidido por Santiago Corcuera. En su fallo, la CNE subrayó "la conveniencia de evaluar la instrumentación de un sistema de boleta única", ya que resaltó que con esa modalidad "se pondría a disposición del elector la totalidad de la oferta electoral de la categoría respectiva para que el sufragante marque la opción de su preferencia". Ese régimen ya se lleva a cabo en algunos distritos como Santa Fe, Córdoba, Salta y la Ciudad de Buenos Aires, aunque en estos últimos dos se aplica bajo la modalidad electrónica.
Fuente: NA

Comentarios