Deportes
Miércoles 03 de Febrero de 2016

Acuerdo de palabra para el regreso de un ídolo

El Millonario logró repatriar un viejo anhelo al acordar de palabra el regreso de Andrés D Alessandro, que en las próximas horas volverá al país para firmar su contrato.

River rompió el mercado de pases al acordar de palabra el regreso de Andrés D Alessandro, que en las próximas horas volverá al país para firmar contrato con la institución que lo vio nacer.

Según confirmaron a NA fuentes cercanas al futbolista, el Millonario acordó un préstamo por un año con el Inter de Porto Alegre, que aceptó cederlo por pedido del futbolista y porque no puede hacerse cargo de su salario.

La mala noticia para River es que no tendrá una opción de compra cuando finalice la cesión a fines de 2016.

El club brasileño tenía una abultada deuda que no podía pagarle a D Alessandro y por eso le ofreció cancelarla en diez cuotas, algo que el jugador no vio con buenos ojos.

Además, un llamado del entrenador Marcelo Gallardo hace cerca de una semana ratificándole que quería contar con sus servicios terminó de inclinar la balanza.

River envió la propuesta para traerlo a préstamo y el miércoles el enganche se reunió con la directiva para motorizar su salida.

D Alessandro, de 34 años, arribará en las próximas horas al país para realizarse la revisión médica correspondiente y firmar su contrato para luego ponerse a las órdenes del Muñeco.

El Cabezón debutó en la Primera División de River el 28 de mayo de 2000, en el Monumental, en una derrota a manos de Unión de Santa Fe, con el recordado gol de mitad de cancha del peruano Juan José Jayo.

Tres años después, dio el salto a Europa para jugar en el Wolfsburgo, pasó por el Portsmouth y el Zaragoza, para regresar en la temporada 2007/2008 al fútbol argentino, pero para vestir la camiseta de San Lorenzo.

Sin embargo, al año lo compró el Inter de Porto Alegre, donde se convirtió en su máximo referente e ídolo, al punto tal que River lo fue a buscar en varios mercados de pases y él nunca aceptó dejar Brasil, aunque ahora se terminó dando el ansiado regreso.

Comentarios