Zona sur
Jueves 31 de Diciembre de 2015

Adiós al consenso, el presupuesto en Alvear salió por votación dividida

Ediles radicales, el democráta y el del PRO reunieron los votos necesarios para aprobar el cálculo de gastos para el 2016. El bloque justicialista llevó otra propuesta al recinto y hasta amenazó con ir a la Fiscalía de Estado por un artículo que habla de finaciamiento.

El clima de armonía política entre oficialismo y oposición reflejado en frases amables con la palabra consenso después de cada coma se desvaneció casi por completo en Alvear a 20 días del cambio de gobierno.
La primera batalla fue en los medios con los supuestos números que debe la comuna alvearense, pero ahora esas diferencias se trasladaron al Concejo Deliberante y el debate por el presupuesto para el 2016 fue un ejemplo de lo que pude venir más adelante.
Aunque todos los ediles se mostraron de acuerdo en los 356 millones de pesos que solicitó el intendente Walther Marcolini para el año que está a punto de comenzar, una sola palabra, financiamiento,  generó la tirantez necesaria para que comiencen a disparar artillería pesada de un lado a otro y la votación resulte dividida (ganó el oficialismo por 6 a 4), no por unanimidad como se pregonó en un principio.
Para el bloque justicialista, dentro del presupuesto hay 41 millones de pesos que deben conseguirse de algún lado y eso representaría tomar deuda. En más, amenazaron con recurrir a la Fiscalía de Estado porque consideran que está mal aprobado ese artículo porque no estuvieron las dos terceras partes de acuerdo, solo la mitad más uno. En cambio del interbloque oficialista (radicales, demócrata y PRO) sostienen que pueden bajar aportes no reintegrables o subsidios a través de organismos públicos que no implican endeudarse.
“Creemos que hay 41 millones que no cierran en el presupuesto porque no se saben como van a ingresar y eso implicaría un endeudamiento, pedíamos que se apruebe con las dos terceras partes como lo marca la ley 1079, pero estamos en minoría, por lo demás vamos a acompañar", dijo el edil justicialista Gustavo Vendramín.
Para el radical Pablo Longo “estamos en presencia de un doble discurso y lo vinimos escuchando en los últimos días, nos decían que no iban a poner palos en la rueda pero primero empezaron a pedir más tiempo y después cuando se evacuaron todas las dudas salieron con otro despacho y no pudo ser algo consensuado, pero bueno, es importante que esté aprobado”, remarcó.
El más enojado fue el demócrata Ramiro Zaragoza. El actual presidente del cuerpo dijo que sentía “bronca” por la reacción del FPV.
“Teníamos urgencia en aprobar el presupuesto porque era importante que el intendente Marcolini iniciara la gestión con el presupuesto aprobado antes de empezar el 2016 porque cuando nos tocó a nosotros colaboramos con la gestión anterior y le aprobamos la ordenanza por unanimidad en ese momento, por eso da mucha bronca que ahora el bloque PJ nos dé vuelta la cara”, lanzó.
 

Comentarios