Policiales
Viernes 14 de Agosto de 2015

Afirmaron que la situación en las cárceles mendocinas llegó al límite y responsabilizaron al Organismo Técnico Criminal

El juez de Ejecución Penal estuvo en el penal de mujeres a raíz de la revuelta que provocaron las internas por las demoras en beneficios, salidas transitorias y arrestos domiciliarios.

segade.soledad@diariouno.net.ar
“La situación en las cárceles de Mendoza está al límite y esto no va a terminar bien. Estamos muy preocupados por la situación”, aseguró el juez de Ejecución Penal, Sebastián Sarmiento, quien destacó que las demoras en los pedidos de beneficios o libertades de las reas es responsabilidad del Órgano Técnico Criminal (OTC).
“El OTC presentó una demora muy significativa en su trabajo y esto hace que la demora también se produzca en los procesos judiciales de decisión frente a peticiones de libertades anticipadas”, dijo Sarmiento quien llegó al penal de mujeres en medio del conflicto.
El magistrado señaló: “Creo que la administración va a tener que agilizar y va a tener que prestar recursos suficientes para solucionar esto sino va a un colapso”.
Sarmiento aseguró que hoy la situación en las cárceles provinciales está al límite y “si además hay una atraso administrativo esto no va a terminar bien. Estamos muy preocupados por la situación y espero que desde la administración también tomen consciencia de la ultra gravedad que estamos viviendo”.
Además explicó que la totalidad de la población carcelaria sufre estas demoras en sus procesos judiciales.
Señaló que cualquier trámite debería durar 2 meses, pero “dura entre 6 y 7 meses y eso  hace que genere un nivel de ansiedad y de agresividad dentro de los penales que es muy difícil de manejar”
Para esto, la solución definitiva es que “todos nos pongamos a trabajar de forma muy intensa o esto no va a terminar muy bien. Estamos necesitando una respuesta eficiente de todos los organismos que trabajan en contexto de encierro”.
La revuelta
La protesta comenzó el martes cuando 60 internas comenzaron una huelga de hambre en reclamo a diferentes peticiones demoradas por parte de la justicia federal y provincial.
Durante el miércoles bajó un poco la tensión luego de atender a algunas de las presas y pasaron a ser 47 las que seguían su reclamo.
Pero el jueves la situación de agravó durante la tarde y provocó que cuatro mujeres procesadas se subieran a los techos, mientras que el resto de la población -que son 127 en total- se alteró y provocaron disturbios para llamar la atención.
El director del Servicio Penitenciario, Eduardo Orellana, llegó al Borbolló y habló con algunas de las internas para que desistieran de su actitud y volver la tranquilidad al penal.
Las mujeres hicieron caso, aunque aseguraron que de forma pacífica seguirán con su protesta.

Comentarios