Deportes
Domingo 04 de Diciembre de 2011

Agustín Canapino, campeón del Top Race

Se consagró bicampeón de la categoría V6 aún antes de largar la última final en el autódromo de Alta Gracia, Córdoba.

Agustín Canapino, flamante bicampeón de Top Race, llegó a la técnica tras ver la bandera a cuadros en el Super Sprint y allí lo esperaban los integrantes del Sportteam con una remera en la que se veía la leyenda "Por siempre Guido", en alusión al recientemente fallecido Falaschi, y una foto del piloto de Las Parejas.

El arrecifeño aceleró al máximo su Mercedes y descendió visiblemente emocionado, con lágrimas casi desconsoladas en los ojos. Era la fiel muestra de un sentimiento encontrado, de la paradoja del destino que le impide festejar un título en Top Race por segunda vez por la desaparición de su amigo y compañero de equipo hasta marzo de este año en el Sportteam. En 2010 fue campeón desde un escritorio, tras el cambio de fiscalización de la categoría que derivó en un repentino cierre de la temporada 2010-2011. Esta vez por el recuerdo fresco de la muerte de Falaschi.

Apenas puso ambos pies en el suelo, se fundió en un abrazo entre sollozos con sus mecánicos y colaboradores en el Sportteam, quienes le prepararon "un autazo" y también son responsables de este bicampeonato. Aún con el casco puesto, besó el "1" pintado en su techo reiteradamente y nuevamente no pudo contener la emoción. Dijo estar feliz, reiteró no querer festejar nada y que la celebración, en caso de haberla, será más adelante. Encontró al director del Sportteam Sergio Polze y nuevamente estrechó sentimientos, además de admitir no tener palabras para describir el momento, porque sólo el, dijo, sabe lo que pasó para llegar hasta allí.

De todas maneras, poco importaron las cuestiones orales, porque lo visual lo decía todo. Fue pura emoción y poco festejo. Que más da. Nada podrá quitarle la tristeza por la pérdida de Falaschi, su amigo fiel y su aguerrido rival en pista, pero tampoco nadie podrá arrebatarle el título de bicampeón de Top Race así como tampoco decir que no fue el mejor del año en esta categoría. Su andar regular durante todo el año lo avala. Así, Canapino demostró con hechos que sus dichos que afirmaban tener "el mejor auto de la categoría" no eran sólo motivacionales, sino que eran una realidad. Quedó demostrado hoy en Alta Gracia, donde el arrecifeño se consagró bicampeón.

Fuente: A24.com

Comentarios