Economía
Lunes 28 de Diciembre de 2015

Alimentos: la demanda favorece a la Argentina

Escenario favorable. China junto a Brasil y Rusia aparecen como los principales compradores más allá de los ciclos de sus economías.

El escenario internacional genera nuevos desafíos y la Argentina puede capitalizar las oportunidades que ofrecen los países en desarrollo. Así opinó el economista Juan José Llach en el último congreso trizonal de CREA. “Aunque los países emergentes crezcan menos que antes, la demanda mundial de alimentos se mantendrá por el aumento  poblacional de los próximos años. Esta es una buena noticia para la agroindustria nacional”, sostuvo Llach.  
Agregó que China, integrante del grupo de los BRICS junto a  Brasil, Rusia, India y Sudáfrica, no volverá a los niveles de crecimiento experimentados en años anteriores, como consecuencia de la transición económica por la que atraviesa. 
Además, son muchos los países emergentes que proponen un aumento en los presupuestos educativos por lo que una mayor cantidad de personas acceden a planes de estudio y obtienen  títulos terciarios. 
La incorporación de nuevos conocimientos cambia la pirámide social, y aparecen nuevos trabajos para las nuevas generaciones”,  consideró.
Por todas estas razones, Llach remarcó que desde el 10  de diciembre, gobernar el país es un desafío más complejo de lo  que fue en el período 2003-2015.
“El viento de cola no será tan fuerte como el de hace unos años y se transformará en una brisa suave. El escenario internacional no permitirá cometer errores groseros en la economía nacional”, manifestó.
Según proyecciones de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), la demanda mundial de alimentos se  desacelerará en comparación con años anteriores. 
El organismo informó que en el período comprendido entre 2005 y  2014, la demanda mundial de alimentos creció al 3,8% anual; en  cambio, para los próximos años se prevé una suba del 2% por año. 
“Debido al incremento en el ingreso per cápita, la población de  los países emergentes reemplaza el consumo de alimentos por bienes  durables y servicios”, comentó.
Llach pronosticó que la demanda de alimentos se  mantendrá en niveles aceptables debido al crecimiento poblacional  que evidencian las principales economías emergentes de África y de Asia.
Llach analizó la evolución de  la producción de los principales cultivos de la Argentina con respecto al mundo. 
“Por dar un ejemplo concreto, entre 2002 y 2014, el market  share o cuota del mercado internacional del trigo  bajó del 2,8 al 1,1. Parece irrisorio teniendo en cuenta el  potencial agroexportador del país con respecto al cereal”, se sinceró.
Además advirtió que la destrucción de la marca ´carne  argentina´ en los mercados externos es trágica. Se perdieron  destinos y caímos al duodécimo lugar en el ranking exportador. Asimismo, la lechería, entre 1999 y el 2015, muestra signos de  estancamiento productivo”, criticó.
Debido a las políticas comerciales erróneas, entre 2003 y 2015 el país perdió más de U$S150.000 millones en exportaciones. 
“Ese dinero podría haber engrosado el nivel de reservas sin  necesidad de llegar a la angustiante situación actual”, abogó Llach.
►En baja. Debido a las políticas comerciales erróneas, entre 2003 y 2015, según el economista Juan Llach, el país perdió más de U$S150.000 millones en exportaciones.  

Comentarios