La provincia
Viernes 21 de Agosto de 2015

Alquiler de vientre en Mendoza: estiman que más bebés salieron del país

El caso de la niña del médico chileno desnudó que hubo casos similares hacia otros países de Latinoamérica. Los pesquisas buscan dar con varias gestantes que estarían embarazadas.

Por Rosana Villegas
villegas.rosana@diariouno.net.ar
La historia de la beba con la que pretendió salir del país una pareja de chilenos se conoció completa: su padre, un neurólogo de 62 años, apeló a una agencia mendocina para alquilar el vientre de una mujer de 31 del Oeste de Godoy Cruz para tener a su hija, según confirmó la mujer en la Fiscalía de Delitos Complejos. Pero además el caso desnudó que ya salieron del país hacia Latinoamérica varios bebés gestados por alquiler de vientre con gestantes mendocinas sin que nadie lo detectara. Ahora los investigadores buscan dar con un grupo de gestantes que ya estarían embarazadas y vivirían en el Oeste de Godoy Cruz. Ayer cerró la página de la agencia mendocina que asesoraba en alquiler de vientre. 
El futuro del abogado Juan Pablo Rojas Pascual, titular de la agencia, podría complicarse en las próximas horas. Es que la declaración de la gestante que alquiló su vientre al médico chileno puso en evidencia cómo actuaba el letrado mendocino. Según contó la fémina, que ya tiene 2 hijos, está en pareja y vive en la referida zona godoicruceña, Rojas Pascual y la pareja de chilenos la contactaron y le pagaron $200.000 para que alquilara su vientre. Con esto  echó por tierra la versión del chileno, quien aseguró que la beba se concibió tras una relación amorosa. 
Además la mujer confesó que una vez que la beba nació, el 2 de julio en el hospital Español, Rojas Pascual le aconsejó que la presentaran en el Registro Civil como hija de ella, algo que finalmente hicieron para que después la mujer pudiera firmar un permiso al médico chileno para llevarse la beba a su país. De comprobarse esto, el abogado podría ser acusado de “instigación a la alteración de la identidad”.
Diario UNO llegó hasta el departamento que el neurólogo chileno alquila en el microcentro, pero éste se negó a dar detalles del caso, aduciendo: “Aún tengo que declarar. Mientras que todo esto no se defina en la Justicia no voy a hablar”, en tanto se oían los sonidos guturales de la beba, que estaba al cuidado de una niñera.
Salieron bebés a Latinoamérica
A raíz de esta investigación, varios testigos declararon en los últimos dos días en Delitos Complejos. De sus relatos se desprendió que ésta no es la primera beba de padres extranjeros que se gestó en Mendoza a través del alquiler de vientre y que después salió del país con la misma metodología. Según trascendió, una testigo clave aseguró que en los últimos meses varios bebés salieron hacia Latinoamérica sin que nadie los detectara. 
También se investiga si hay otras tantas gestantes que ya estarían embarazadas y al igual que la que actuó en el caso de la pareja chilena vivirían en el barrio 4 de Julio, en el Oeste de Godoy Cruz. 
“Lo preocupante es que si efectivamente esta agencia cerró, ¿qué va a pasar con esas mujeres y con los bebés que están gestando, si son bebés que no quieren tener?”, se preguntaron los investigadores. 
“El Favaloro de la maternidad”
Curiosamente en la madrugada de ayer fue cerrada la página Argentina Maternity, liderada por el abogado Juan Pablo Rojas Pascual. Para explicarles a sus seguidores la decisión, la agencia, que dice estar formada por un grupo de “mamis y papis”, publica una extensa carta en la que se ensalza la “desinteresada” ayuda del abogado y se adjudica al grupo haber “orientado” a varios padres en la gestación por sustitución y conseguir la primera sentencia de Mendoza. 
Allí se justifica el cierre en el ataque periodístico y el asedio judicial al abogado, que decidió dar un paso al costado. “Dicha decisión nos dolió mucho, pero lo entendemos con el corazón. No queremos que sea un Favaloro de la maternidad subrogada y que tenga que dar su vida por sus ideales”.       
Diario UNO corroboró que tampoco existe ya la oficina que Argentina Maternity y el abogado tenían en calle Mitre de Mendoza. 
El delito de alterar la identidad
Un análisis de ADN hecho recientemente confirmaría que la beba que el médico chileno pretendía llevarse es efectivamente su hija, pero no de la mujer que figuraba como la madre, ya que ella sólo fue gestante y no prestó su óvulo para que se produjera la gestación.
Por tanto, ella sólo siguió el consejo del abogado Rojas Pascual para inscribir a la beba como su hija.
Si esto se confirma, el abogado podría recibir una pena de 2 a 6 años de prisión, según establece el artículo 139, inciso II del Código Penal, que castiga a quien “alterare la de identidad de un menor de 10 años”. fuente: UNo Mendoza

Comentarios