Policiales
Martes 01 de Noviembre de 2011

Alvear: Por conducir ebrio y resistirse, terminó en el calabozo

Circulaban en una moto, sin caso ni documentación. El conductor se autolesionó en la celda y al final de la jornada se le labró una causa por conducción peligrosa y desobediencia

Dos jóvenes en un ciclomotor terminaron la noche en el calabozo luego de que la policía los detuviera por conducir en estado de ebriedad.
Además, uno de los detenidos se autolesionó el brazo y tuvo que ser atendido en el hospital.

En principio los muchachos intentaron eludir el puesto de control de la policía en diagonal Pellegrini y Albox de ciudad, pero a 200 metros del lugar finalmente los detuvieron.

“Circulaban sin caso, no tenían ninguna documentación y cuando se los trasladó a la comisaría para realizar el dopaje de alcohol se constató que el conductor de la moto superaban los límites permitidos”, relató el comisario Marcelo Calipo.

Por orden del juez Sergio González se les labró un acta por “conducción peligrosa” pero lo que era una simple infracción al código de faltas comenzó a agravarse.

Mientras permanecían en la seccional, uno de los jóvenes comenzó a insultar a los agentes, provocar alboroto e impedía que le tomaran las huellas para asentarlo en la ficha.

“Tenía síntomas de haber tomado y algo más por el estado de exaltación que tenía”, comentó uno de los efectivos policiales
Ante esta situación se los alojó en una celda a ambas personas, pero lejos de calmarse el sujeto comenzó a autoflagelarse.

Con las unas intentaba lastimarse el brazo y luego con el borde de la ventana.

“No fueron heridas de gravedad pero hubo que hacerlo atender en el hospital y después tuve que sacar a dos patrullas de la calle y disponer de los agentes para custodiar al detenido”, añadió el comisario.

Tras un par de horas, el muchacho y su compañero fueron restituidos a un familiar y se le imputó al conductor, además de conducción peligrosa, desobediencia a la autoridad.

Comentarios