Más noticias
Domingo 11 de Enero de 2015

Alvear: el fútbol amateur deja un paciente hospitalario por día

Esa situación fue detectada por el área Estadísticas del hospital Enfermeros Argentinos en los dos últimos meses de 2014. Especialistas consideran que la falta de calentamiento muscular previo es el origen de esta problemática que crece

Gonzalo Villatoro
villatoro.gonzalo@diariouno.net.ar

En Argentina, el fútbol es el deporte por excelencia. Fuera de las canchas todo el mundo es hincha, técnico y sobre todo un experimentado jugador que pone en práctica su destreza cada vez que tiene la oportunidad. Sin embargo, el departamento Estadísticas del hospital Enfermeros Argentinos descubrió que dentro de ese fanatismo por la pelota existía un patrón por demás curioso, que se fue confirmando con el análisis de los casos: cada tres personas heridas que ingresaron a la guardia por algún incidente vial, uno llega al nosocomio requiriendo atención médica tras protagonizar un accidente deportivo, la mayoría son por partidos de fútbol amateur.

Hablar de un desgarro, una torcedura de tobillo o una pierna fuerte que dejó su marca en el adversario son parte de los comentarios que rodean el ambiente futbolístico luego de un partido entre amigos, pero se diluyen inmediatamente cuando cada uno regresa a casa.

Sin embargo, la visión cambia cuando se analizan las derivaciones de esos pequeños incidentes y la estadística puede ser el llamado de atención que se necesita para tomar conciencia sobre una situación que es muy fácil prevenir.

“Nos pareció extraño la cantidad de gente que venía a atenderse al hospital con esta clase de patología y decidimos realizar una prueba piloto para tratar de confirmar la teoría”, dijo María de los Ángeles Martí, del área de Estadísticas del Enfermeros Argentinos.

La curiosidad por demostrar si la presunción era cierta y decidir si era necesario iniciar en 2015 lo que se denomina vigilancia epidemiológica activaron una pequeña investigación con los datos más próximos. Tomaron el registro de la guardia de diciembre y fueron extrayendo información. Después, para corroborar que no se trataba de una situación aislada, siguieron por noviembre y al final el resultado fue sorprendente: en los últimos dos meses de 2014, ingresaron a la guardia del hospital alvearense con patologías ocasionadas por algún accidente deportivo a razón de una persona por día. Esa información por si sola no dice mucho, pero al compararla con los heridos en incidentes viales equivale a un lesionado en el deporte cada tres por accidentes de tránsito.

El estudio piloto también arrojó que el 66% de los pacientes tiene entre 18 y 35 años, y el 5%, 36 o más. También se incluyó a los adolescentes (menores de 17 años) para diferenciar entre los accidentes por las prácticas deportivas escolares y el resto. Esa franja etaria representa el 29% del total.

El 73% de las lesiones ocurrieron en partidos de fútbol, le siguen pádel, balonmano, básquet y rugby, entre otros. Del total de pacientes atendidos, el 80% fueron hombres, mientras en el 20%, que le cabe a la rama femenina, también hay otro dato llamativo, la mayoría sufrió alguna lesión por jugar al fútbol.

Las piernas sufren más
Dentro de las estadísticas elaboradas en el hospital Enfermeros Argentinos, pudieron establecer que las partes del cuerpo más afectadas son las piernas, especialmente los tobillos y las rodillas.

“Es común que pasen por el consultorio tanto chicos como grandes todos los meses y atender a pacientes con esguinces de tobillo y rodilla es habitual”, expresó el kinesiólogo Ariel Andrés.
A diferencia de un jugador profesional, “la falta de actividad frecuente produce pérdida de tono muscular y como los músculos rodean las articulaciones, ante un movimiento brusco esa protección de las articulaciones no responde de la misma manera, porque no tienen la fuerza necesaria y es ahí cuando se producen las lesiones”, resumió el especialista.

Hay que calentar
Diez minutos pueden hacer la diferencia entre continuar corriendo detrás de la pelota o parar por un largo tiempo.
Ese pequeño lapso es el recomendado para realizar los ejercicios precompetitivos o la entrada en calor para poner a tono los músculos y las articulaciones.

“Con el apuro por entrar y jugar, se olvidan de entrar en calor cuando con diez minutos previos bastaría para evitar problemas”, comentó Fernando Velasco (31), preparador físico del plantel de primera división del Sport Club Pacífico.

Movimientos armónicos no bruscos, correr unos minutos y especialmente de manera lateral o hacia atrás, realizar el gesto del golpe, movimientos de brazos hacia adelante y atrás son mínimos ejercicios que repercutirán de manera positiva en la persona.

“La persona que juega una vez por semana, por lo general no hace más que eso. Entonces, después de un día de trabajo, el cuerpo está sujeto a estrés y cansancio, lo que sumado a la inactividad deriva en lesiones musculares si no se tiene cuidado en aspectos mínimos. Salir a caminar, trotar o andar en bici habitualmente puede ser también de gran ayuda. No hace falta hacer ejercicios que estén relacionados al deporte que se practica”, agregó Velasco.

Una corrida y a la cancha
Marcelo Silva fue árbitro de la Liga Alvearense de Fútbol y actualmente dirige partidos de las ligas independiente y comercial. Son equipos que se conforman con amigos o compañeros de trabajo y arman campeonatos para darle más emoción al juego.

“Desgarros hay cada dos por tres, es que por lo general es una corrida y a la cancha”, el comentario del referí no hace otra cosa que explicitar lo que cualquier amante del fútbol conoce y hace.

“Muchos son futbolistas de primera ya retirados que les gusta seguir jugando (en la liga independiente) y conocen del tema, pero nadie hace la entrada en calor”, agregó.

Comentarios