Más noticias
Sábado 03 de Diciembre de 2011

Alvear: Festival en honor a Hilario Cuadros

Sera el sábado 10 en el club de Ferroccarril Oeste. El valor de la entrada será de $10 para cubrir los gatos del festival

Para el sábado 10 un grupo de jóvenes tomó la posta y asumió la responsabilidad de mantener en alto las tradiciones y organizó un festival en honor a Hilario cuadros uno de los principales referentes del folklore cuyano.

“Tenemos que luchar para que no se pierda la tradición, nuestras costumbres y pensamos que empezar por la música cuyana e Hilario Cuadros era lo más apropiado ”, dijo Daniel Sat uno de organizadores del evento.

El festival de la tonada contará con la actuación de exponentes de la música de Cuyo de todo el mendocinos.

El encuentro será el sábado próximo en el salón de Ferrocarril Oeste.

“El valor de la entrada será de $10, para cubrir los costos del festival y los menores de 12 años no pagan para que pueda asistir toda la familia”, agregó Sat.

La historia de Hilario Cuadros

De joven formó dúo con su hermano Guillermo, con quien interpretaba música popular cuyana. En ésa época surge su apodo de el chileno. A mediados de la década de 1920 conoció al músico sanjuanino Domingo Morales, formando el dúo Cuadros - Morales. En ésta época el periodista Ernesto Fluixá le daría un nuevo apodo a Hilario, al llamarlo el Caballero de la Tradición. Su principal repertorio en estas épocas se basaba en las tonadas cuyanas, algunos gatos, cuecas cuyanas, y otros ritmos típicos de la zona.

Los Trovadores de Cuyo

En 1928 Cuadros y Morales arriban a Buenos Aires y en 1931 agregan al conjunto a Alberto Quini y Roberto Puccio, nombrando el mismo como Guaymallén pero al poco tiempo deciden utilizar el nombre de Los Trovadores de Cuyo que les había dado la prensa mendocina con ocasión de informar sobre su viaje a Buenos Aires, el cual ya no abandonarían. Ya en ésta época actuaban con considerable éxito de crítica y público, compartiendo escenarios con grandes artistas del momento, como Manuel Acosta Villafañe, Buenaventura Luna, y el intérprete y compositor paraguayo Félix Pérez Cardozo, con quien compusieron y tocaron juntos, incorporando en sus interpretaciones instrumentos muy disímiles en su origen como el arpa paraguaya y el requinto cuyano, que era muy poco conocido incluso en el ambiente folklórico argentino.

Algunos de sus amigos, también comprometidos con la difusión del folklore cuyano fueron el maestro Alberto Rodríguez, importante pianista y compilador del Cancionero Cuyano, Félix Dardo Palorma, Carlos Montbrun Ocampo, Alfredo Alonso, José Zabala, y Rafael Arancibia Laborda.

Cuadros compuso e interpretó además obras de otros estilos folkloricos e incluso de estilos tradicionales de otros países latinoamericanos, como pasillos colombianos, bambucos o cieguitos. A lo largo de más de dos décadas el grupo recorrió toda la Argentina, Chile, Perú y Ecuador. En Colombia aún hoy son muy populares sus obras.
La temática principal de las canciones más conocidas de Hilario Cuadros (y los Trovadores de Cuyo, grupo que dirigió y en el que participó desde su formación hasta su deceso) se inclinaba a rescatar los valores históricos como la Gesta Sanmartiniana, temas religiosos populares, amorosos y de costumbres y paisajes cuyanos.

Falleció el 8 de diciembre de 1956, en su casa de Villa del Parque, Buenos Aires, luego de una prolongada afección renal.
En su honor se instituyó el día 23 de diciembre como el Día de la Tonada.

Entre muchas de las obras que y forman parte del acervo cultural de los cuyanos se encuentran:

Cochero e' plaza
Los sesenta granaderos
La monjita
Flor de Guaymallen
El niño y el canario
Bandera de los Andes
Virgen de la Carrodilla
 

Comentarios