Deportes
Viernes 06 de Noviembre de 2015

Amenazaron a la familia de Ceballos

El árbitro que tuvo una pésima actuación, cobrando un penal inexistente para Boca, reveló que recibió duras amenazas.

Diego Ceballos sigue pasándola mal: luego de sus polémicos errores en la final de la Copa Argentina, en el que claramente benefició al equipo que dirige Rodolfo Arruabarrena. Pero como muestra de orgullo propio, ante la manifestación de la violencia que genera nuestra fútbol, trata de defender la posibilidad de errar: "Yo no maté a nadie, estoy destruido", repite.
El árbitro de Primera División recibió llamadas de apoyo de colegas y amigos, pero también fue víctima de amenazas. Llamaron a su teléfono celular, al de su mujer y por Twitter y Facebook lo agredieron y publicaron imágenes de sus hijos. Su esposa tuvo que cerrar esas cuentas abrumada por la situación.
“No veía la hora de volver a mi casa y encontrarme con mi familia. Pasé una noche horrible, no pude dormir. La gente se debe imaginar que a uno no le importa nada, pero vi la jugada millones de veces y no me puedo explicar cómo fallé", dejó ver su tristeza por la equivocación en una nota con Clarín.
Mientras esperaba su vuelo de regreso, también fue agredido por una mujer en el aeropuerto, que no tuvo reparos con su lenguaje ni siquiera teniendo delante a su pequeño hijo.
"Por suerte tengo fuerza en la cabeza como para recuperarme. Uno espera momentos como estos de dirigir partidos importantes y ahora te hacen sentir lo peor. Soy un tipo de bien”, reconoció.
El juez sabe que su futuro en el fútbol argentino será difícil: "Por supuesto que voy a quedar marcado. Hay que trabajar más que nunca, hay que pelearla. Tendré que equivocarme lo menos posible y conducir los partidos dentro de los carriles normales".
Luis Segura, el presidente de la AFA, suspendió "por tiempo indeterminado" al árbitro Diego Ceballos, al igual que al juez de línea Marcelo Aumente, que sufrió la misma sanción.
Ceballos dejó en claro que disfruta su trabajo: "Me gusta esto, disfruto del arbitraje. El tiempo dirá. Anímicamente estoy mal, pero de la cabeza estoy fuerte. Entiendo a la gente de Central por su dolor, pero yo recuerdo fallos en los que me equivoqué también a favor de ellos, como en la segunda fecha de este torneo contra Tigre. Ese día ganaron en el noveno minuto de descuento con un gol en posición adelantada", recordó aunque los hinchas de la Academia no lo verán con buenos ojos.

Comentarios