Política
Jueves 18 de Febrero de 2016

"Amigos y familiares de..." abundan en la OSEP y fueron beneficiados con salarios de hasta 1 millón al año

Por ello y por muchas cosas más denunciarán a exdirectores de OSEP. En 2008 había 2.300 empleados y ahora hay 3.700.

La investigación interna realizada en OSEP podría terminar en la Justicia Penal, ya que la descripción del funcionamiento de diferentes áreas da como resultado que directores y miembros del directorio, que pasaron por la obra social desde 2008 hasta 2015, pueden ser responsables de delitos penales, como malversación de fondos, asociación ilícita, administración fraudulenta e incumplimiento de los deberes de funcionario público.
Por supuesto, que esto será una vez que todos los documentos sean derivados a la Fiscalía de Estado –paso obligado para determinar si corresponde la intervención judicial–, además de hacer participar al Tribunal de Cuentas para que reclame la devolución de las sumas de dinero correspondientes a cada caso y a la Legislatura de Mendoza, para fijar también las responsabilidades políticas.
Sergio Vergara, titular de la OSEP, junto con su equipo presentó un detalle de la situación, área por área, para explicarles a los afiliados por qué la obra social ha perdido fortaleza en la prestación de los servicios y pasó –poco a poco– a ser sinónimo de una mala calidad en la atención.
El manejo de la compra de medicamentos, los convenios con las clínicas y los prestadores externos, entre ellos los anestesistas, le ha significado pérdidas de recursos importantes, a la par que crecía el gasto de personal.
Para tener una idea, en 2008 la OSEP contaba con 2.300 empleados y en la actualidad hay 3.700, lo que implicó que la relación de la partida de personal, respecto al presupuesto total, pasó de ser del 22% al 38%, por lo cual partidas destinadas a atender a los afiliados fueron a parar al pago de salarios.
El problema es que gran parte de este personal no puede ser desvinculado porque ha sido incorporado a planta permanente, sin pasar por los mecanismos habituales.
También fueron detectados 250 que no marcaban su horario de trabajo en ningún lugar, ni hacían tareas para la obra social, al estar adscriptos en otras dependencias estatales.
Amigos y familiares de autoridades son otra especie que abunda entre los incorporados, muchos de los cuales fueron beneficiados con el pago de adicionales injustificados y que significaron salarios por $1.000.000 anuales. A ellos se les reclamará la devolución de dichas sumas. Hasta ahora solo se ha podido dar de baja 80 contratos, la mayoría de exfuncionarios.
En el capítulo de los medicamentos, el convenio con las cadenas de farmacias fue siempre a la baja, perjudicando al afiliado. Esto fue así debido a que se perdieron 3 puntos de descuentos en ambulatorios. Además, aquellos remedios de los planes especiales, que tenían un piso del 40% de descuento tampoco fueron respetados.
 
También fue desmantelado el sistema de compra conjunta de oncológicos, entre el Ministerio de Salud y la OSEP, lo que produjo que con igual cantidad de pacientes cubiertos se duplicara el gasto destinado a proveer este tipo de tratamientos, lo que sumó otros $12 millones mensuales de pérdidas.

Comentarios