Economía
Jueves 12 de Enero de 2017

Analizan una flexibilización laboral en la construcción mendocina

En Mendoza, sindicalistas y empresarios coinciden en que un acuerdo como el de Vaca Muerta generaría más trabajo. Pero desde el gremio no están dispuestosa ceder los derechos adquiridos mientras la patronal busca reducir el costo laboral

El acuerdo con los petroleros para destrabar las inversiones en Vaca Muerta pretende ser utilizado por el gobierno de Mauricio Macri como un caso testigo para replicar en otros sectores, como el de la construcción. Es que se trata de un rubro considerado clave para la recuperación de la economía, por la velocidad en la que genera mano de obra. Sólo en Mendoza este sector emplea a unas 12.000 personas de manera formal.

Para modificar un convenio colectivo de trabajo siempre hace falta un acuerdo de tres partes: el Estado, el gremio que representa a la actividad y la cámara empresarial que aglutina a los privados. En este rubro, al menos informalmente, ya están comenzando las negociaciones entre las partes involucradas a nivel nacional.

Luis Lemos, secretario General de la Unión Obrera de la Construcción (UOCRA) filial Mendoza admitió a Diario UNO que ve con buenos ojos este tipo de acuerdos, a condición, claro está, de que no se resignen las conquistas sociales adquiridas por los trabajadores.

"En el caso de Vaca Muerta este acuerdo va a facilitar que se tome mano de obra del sector petrolero y también, en algunos casos puntuales, del sector de la construcción. Ahora habrá esperar que aparezcan las inversiones", dijo Lemos.

"Mientras este tipo de acuerdos sirvan para generar más fuentes de trabajo, bienvenidos sean, en la medida en que no impliquen someter a negociación los derechos de los trabajadores ni perjudicarlos", agregó. El dirigente gremial estima que en la construcción se perdieron unos 2.500 puestos de trabajo en el período comprendido entre octubre de 2015 (en la parte final del gobierno de Francisco Pérez) y agosto de 2016.

En el caso de Vaca Muerta los gremios debieron hacer algunas concesiones relacionadas con la eliminación de las denominadas "horas taxi", la implementación del turno nocturno, la aceptación de jornadas laborales de ocho horas, la anulación de los dos días seguidos de descanso, la reducción de las "horas viento" y la aceptación de las operaciones coexistentes de dos firmas en un mismo lugar, entre otras.

En este contexto, en el de la negociación, Lemos insiste: "No creo que ningún secretario general de algún gremio vaya a hacer concesiones importantes". Es decir, si hay renuncias o concesiones de este lado, estas serán menores.

Sentados del otro lado del mostrador, los empresarios también tienen sus discurso. En privado afirman que hay sectores o rubros de la economía en los que los trabajadores se están dando cuenta de algo: para conservar las fuentes laborales será necesario resignar algunos derechos.

Para Jorge Sanchís, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción filial Mendoza, lograr acuerdos como el de los petroleros para el sector de la construcción sería "un muy buen camino", algo conveniente y lógico. "Sería un buen camino para reducir el costo del trabajo en el sector de la construcción", dijo el empresario. "Este, el del costo laboral, es un tema que hay que comenzar a tocar, a analizar. Hoy lo que cobra un operario de la construcción hay que multiplicarlo por 2,2 si se tienen en cuenta todos los ítems y cargas sociales", asegura. También cree que un acuerdo de esta naturaleza, sumado a la reactivación de la obra pública en Mendoza, serían factores decisivos para comenzar a recuperar fuentes laborales. Recuerda que en el pasado de la Argentina, en épocas de crisis, los sucesivos gobiernos de distintos colores políticos siempre apostaron a la construcción para apuntalar el crecimiento de la economía, tal cual ocurre ahora.

"Los gobernantes saben que la construcción es la industria que más rápido genera mano de obra y, además, genera mano de obra en sectores de baja capacitación, que son quienes primero quedan relegados cuando comienzan las dificultades en la economía", rememora Sanchís.

Comentarios