Más noticias
Miércoles 05 de Octubre de 2011

Argentinos al Nobel de la Paz

Este viernes se entregará el Premio Nobel de la Paz, uno de los más esperados todos los años y que se otorga “a la persona que haya trabajado más o mejor en favor de la fraternidad entre las naciones, la abolición o reducción de los ejércitos existentes y la celebración y promoción de procesos de paz", según el testamento que redactó Alfred Nobel al respecto.

La Real Academia de las Ciencias de Suecia es quien elegirá entre varios candidatos quién cumple sobradamente estas exigencias. Entre los potenciales ganadores hay tres argentinos: Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo; el pianista Daniel Barenboim y la luchadora social Ana Mon.

Si bien todas las versiones indican que las preferidas a llevarse el Premio son las ciberactivistas del norte de África que impulsaron vía web la primavera árabe, los tres representantes nacionales tienen larga historia en el campo de la lucha por la paz, la libertad, la justicia y los derechos de los más necesitados.

La Asociación Civil Abuelas de Plaza de Mayo es una organización de Derechos Humanos que busca desde 1976 localizar y restituir a sus legítimas familias todos los niños secuestrados-desaparecidos por la última dictadura militar. Además, busca obtener el castigo para todos los genocidas responsables de los crímenes de lesa humanidad cometidos durante el último gobierno de facto.

La entidad que preside Estela de Carlotto recibió en septiembre último el Premio Fomento de la Paz Félix Houphouët-Boigny, otorgado por la Unesco, por su trabajo en materia de Derechos Humanos y esta sería la quinta vez que participan del Nobel de la Paz.

El pianista y director Daniel Barenboim, que en 1952 emigró con su familia a Israel, fundó el conjunto West-Eastern Diva en 1999 junto con el fallecido intelectual palestino Edward Said, cuando ambos establecieron un taller para jóvenes músicos de Israel, Palestina y otros países árabes con el objetivo de difundir la convivencia y el diálogo intercultural.

Por último, Ana Mon es una argentina que preside desde 1985 la Federación de Apoyo Familiar, una entidad que ayuda a chicos de familias carecientes. No ayuda a gente en situación de calle, sino que colabora con los padres en el cuidado de los niños y completa su educación mientras ellos trabajan. Además intentar disminuir la deserción escolar y la desnutrición entre estos chicos.

El primero de estos hogares se llamó Casa del Niño Esperanza y se fundó La Plata, la capital bonaerense. Luego se levantaron otros en México, Bolivia, Uruguay, Venezuela, Perú, África y la India. Actualmente, más de 7.500 niños son atendidos y en el período de 20 años, fueron recibidos casi 100 mil.

Fuente: El argentino.com

Comentarios