Más noticias
Domingo 20 de Noviembre de 2011

Así queda conformada la nueva Legislatura: el PJ y la UCR igualan bancas en Diputados

El miércoles asumirán los 24 representantes que se incorporan a la Cámara Baja. En el Senado, en el que el peronismo y sus aliados superan al radicalismo, la jura se concretará el martes. La rosca.

Analía Boggia
aboggia@diariouno.net.ar

El recambio legislativo que se concretará entre el martes y el miércoles traerá muchos roces, de la mano de la nueva formación de la Casa de las Leyes. El empate en número de bancas del Frente Cívico Federal (que forman la UCR y Unidad Popular) y del PJ y aliados en Diputados, y la ventaja del peronismo en el Senado prometen sumar acción. Sobre todo teniendo en cuenta que en menos de un mes la nueva Legislatura deberá debatir las leyes más importantes: Avalúo, Impositiva y el Presupuesto 2012.

El ingreso de los senadores y diputados electos el 23 de octubre quedará formalizado en tandas: el martes será el turno de los 19 debutantes de la Cámara Alta y el miércoles de los 24 representantes de la Cámara Baja. Más allá de lo protocolar, la rosca por la obtención de un lugar entre las autoridades de cámara y el reparto de cargos vienen ganando los pasillos del edificio de Peatonal Sarmiento desde hace varias semanas. Aunque ahora parece haber entrado en un impasse hasta el 9 de diciembre, cuando asuma Francisco Paco Pérez como gobernador (ver aparte).

En el caso de Diputados, el Frente Cívico Federal suma 21 bancas, entre los 20 lugares de la UCR y el de la cobista Patricia Gutiérrez, contra las 17 que tendrá el PJ. A los escaños del justicialismo puro hay que agregar los tres del Eje peronista, cuyos representantes responden al sanrafaelino Omar Félix. Aunque se descuenta que Néstor Piedrafita, de Nuevo Encuentro, también votará en sintonía con el oficialismo. Por esto están empatados.

En el Senado, si se cuentan las pertenencias puras, el radicalismo y el peronismo tienen 14 legisladores, respectivamente. Pero en este caso los aliados dan superioridad numérica al PJ, que suma tres legisladores del Eje peronista y el acompañamiento de Alejandra Naman, de Nuevo Encuentro. Mientras que el Frente Cívico Federal sólo agrega a Guillermo Amstutz y Fabián Montes, de Unidad Popular, ambos electos en 2009.

Con este escenario, muy parecido al que se venía dando desde las últimas legislativas, el oficialismo deberá negociar cada ley con los partidos minoritarios.

La renovación generacional
Más allá de lo estrictamente numérico, muchos de los nuevos legisladores debutarán en cargos políticos con la asunción en sus bancas. Ese grupo lo encabezan Lucas Ilardo y Marina Femenía, los dos diputados de La Cámpora, que además de compartir el estreno en la función pública tienen menos de 30 años. Ambos llegaron a las listas locales por pedido directo de Cristina Fernández.

En el Senado, la bandera de los peronistas más jóvenes la lleva Matías Stevanato, quien tiene como único antecedente en la función pública haber sido secretario de Celso Jaque los últimos cuatro años.

En el radicalismo, los más jóvenes que ingresarán en Diputados son Diego Guzmán (31), Paola Meschini (36) y el cornejista Tadeo García Zalazar (35). Aunque los tres ya tienen experiencia en cargos públicos.

Por el PD no ingresará ninguna joven promesa, pero la alianza Compromiso Federal formada por demócratas y seguidores de Alberto Rodríguez Saá consiguió un escaño para el guaymallino Gustavo Valls (40), del partido Es Posible, que lidera el puntano.

Pero no todo es renovación, al margen del recambio que implica la asunción de nuevos mandatos. Es que hay cinco diputados que fueron reelectos: los peronistas Jorge Tanús, Carlos Bianchinelli y Fabián Miranda, que ahora se disputan los lugares como autoridades de bloque y de cámara; el radical Roberto Infante, que le responde a Alfredo Cornejo, y Daniel Cassia, quien esta vez no ingresó en las listas del PJ puro, sino que fue en la alianza Compromiso Federal de gansos y justicialistas alineados con Rodríguez Saá.

En el caso del Senado, los peronistas que renovaron mandato fueron Raquel Muñoz y Ricardo Pettignano. Aunque el radical Daniel Ortiz, quien asumirá por el tercer distrito, estuvo los últimos cuatro años en la Cámara Baja.

 
 

 Un punto para los radicales
El jueves, la Junta Electoral resolvió considerar los votos que aportaron las colectoras que obtuvieron menos del 3 por ciento de los sufragios, y con esto se abrió la puerta al conflicto, porque permitió que una banca que estaba en juego en el Senado quedara en manos de Sergio Moralejo, de la UCR.

El cornejista ya había sido beneficiado por una resolución judicial previa, pero la presentación de recursos administrativos y en la Justicia del demócrata Andrés Sconfienza había preocupado a los radicales, quienes temían quedar en medio de la interna del justicialismo.

De nada sirvieron los votos de Jorge Tanús y del juez de la Suprema Corte de Justicia, Mario Adaro, a favor de considerar los planteos de Sconfienza.

El resto de los miembros de la Junta Electoral rechazó los pedidos y ratificó a Moralejo, quien tendrá un segundo mandato en el Senado.

  

 

Cargos y presidencias, el botín más buscado
En la última semana, la interna entre el sector de los azules y los caciques más poderosos, como Rubén Miranda (Las Heras) y Alejandro Abraham (Guaymallén), alcanzó su punto de mayor tensión por el reparto de cargos legislativos, que actualmente ostentan en mayoría hombres y mujeres del espacio de Juan Carlos Chueco Mazzón. Pero todo parece haberse frenado hasta el 9 de diciembre, cuando Francisco Paco Pérez asuma como gobernador.

La rosca por ocupar la presidencia provisional del Senado, la jefatura de diputados y las presidencias de bloque no se calman. Aún a pesar de la tregua suscripta tácitamente entre Miranda, Abraham y los azules, cuya voz cantante ha sido Jorge Tanús, actual jefe de la Cámara Baja.

Esta semana, el enfrentamiento entre Fabián Miranda, hermano del intendente de Las Heras y diputado reelecto, y Tanús ganó las crónicas políticas. El lasherino rompió su perfil bajo y salió a reclamar públicamente la jefatura de Diputados. Esto se dio después de que la ex apoderada del PJ, Miriam Gallardo, del sector de los azules, no pidiera en la Junta Electoral la no consideración de los votos de las colectoras. Por esto, los intendentes de Las Heras y Guaymallén perdieron una banca en cada concejo. Lo mismo ocurrió en Lavalle.

A la renuncia de Gallardo a su cargo partidario siguió la exigencia pública del menor de los Miranda de que los azules dejaran sus puestos en la Legislatura. Hay que recordar que la presidencia provisional del Senado está en manos de Gallardo, la jefatura de Diputados la ejerce Tanús y la presidencia de bloque en la Cámara Baja la tiene Carlos Bianchinelli, todos del sector que comanda Mazzón.

A esto hay que agregar un dato que no es menor: el jueves, la Junta Electoral ratificó que el radical Sergio Moralejo es el dueño de una de las bancas en juego del Senado, contra las aspiraciones de algunos que buscaban que ese lugar fuera para un demócrata.

En las últimas horas, el intendente de Las Heras y Tanús salieron a bajar el tono a la pelea y a dejar en manos de Pérez y el vicegobernador electo, Carlos Ciurca, la decisión. Por eso entraron en una especie de tregua y ahora las partes aseguran que esperaran a que la fórmula asuma y defina quiénes serán los que ocupen los cargos de la línea de sucesión del poder vernáculo.

 

Comentarios