Más noticias
Domingo 01 de Noviembre de 2015

Así te sentís cuando te estás por morir

¿Qué sucede en nuestro cerebro cuando alguien amenaza con acabar con nuestra vida? ¿Me quedaría paralizado si alguien viniese hacia mi con un cuchillo en la mano? Todas estas cuestiones han sido resultas por un curioso video de YouTube.

El clip, en fechas previas al día de los muertos como estamos, no ha tardado en hacerse viral y atesorar ya casi 100.000 visitas (las cuales ha logrado en apenas unas horas). Concretamente, el corto ha sido subido a YouTube por la Sociedad Americana de Química y pone de relieve los pasos por los que pasaría nuestro cerebro antes de que un asesino en serie nos mandase al otro barrio de una cuchillada o un disparo. Estos instantes se suceden desde el momento en que nuestra mente interpreta que hay peligro, hasta el minuto exacto en el que dejamos este mundo terrenal. Un proceso, por cierto, del que ya se han hecho eco varios diarios internacionales como el «Daily Mail».

Para empezar, desde este video de YouTube se determina que todo el mundo siente una sensación exacerbada de miedo cuando la muerte llama a su puerta. Por ello, los expertos señalan que no hay que sentir vergüenza ante ella. Y es que, es este pavor el que nos hace reaccionar y -en un intento de sobrevivir- nos ofrece energía para superar una buena parte de las adversidades que, en otro momento, nos serían imposibles. Un ejemplo claro es que el miedo a la muerte permite a una persona con severas dolencias en la pierna correr.

Pero... ¿Cuáles son los cambios que sufre nuestro cuerpo cuando sentimos el frío aliento del peligro tras la nuca? En primer lugar, y siempre según lo que explican los expertos en este corto de YouTube, el tálamo (responsable de regular la acción de los sentidos y extremadamente sensible a la tensión) cambia a un estado de alerta. A continuación, las glándulas suprarrenales comienzan a provocar adrenalina, la cual aumenta el ritmo cardíaco, agudiza los sentidos y hace que tengamos acceso a grandes cantidades de energía con las que podamos hacer frente a aquello que nos amenaza.

Sin embargo, en ocasiones la amenaza es tan severa que puede provocar la «congelación» (que el cuerpo no se mueva). ¿A qué se debe esta reacción? Según determinan los expertos en este video de YouTube, a que el cerebro está abrumado. Con todo, si consigues ponerte en movimiento y escapar, es probable que empieces a gritar. Otra reacción usual que se sucede por un razón muy concreta y determinada. «Los gritos se producen en una parte del cerebro totalmente diferente a aquella en la que se produce el lenguaje, la amígdala, el “centro de emergencias del cerebro”. Al gritar, estamos inconscientemente tratando de avisar al resto de las personas, diciéndoles que reaccionen ante el peligro», se destaca desde el corto.

En el caso de que el asesino te clavara un cuchillo en una parte no vital del cuerpo, los nociceptores o receptores del dolor se activarían y enviarían esa sensación molesta al cerebro. Esta sería recogida por el tálamo, que llevaría a su vez una señal al cuerpo para que tratase de evitar ese daño de nuevo. El siguiente paso, desgraciadamente, sería la muerte. Si el fallecimiento no se produjera por lesión cerebral masiva, y en palabras de este video de YouTube, está demostrado que el cerebro seguiría funcionando un poco de tiempo después de la muerte.
Fuente: abc.es
 

Comentarios