Más noticias
Martes 29 de Noviembre de 2011

Aumentaron los casos de sífilis en mujeres embarazadas en Mendoza

Un estudio hecho en 24 maternidades del país arrojó que de 6.711 casos analizados entre junio de 2010 y mayo de 2011 hubo un incremento de 1,32%. La media nacional se había mantenido en el 0,9%. En la provincia, se relevó el  hospital Lagomaggiore.

Por Carina Pérez
cperez@diariouno.net.ar

Un estudio realizado en 24 maternidades de todo el país –incluyendo la del hospital Lagomaggiore, de Mendoza– reveló que existe un alto porcentaje de embarazadas con sífilis. De 6.711 casos analizados entre junio del 2010 y mayo de este año surgió que la prevalencia es del 1,32%, cuando la media nacional se había mantenido en el 0,9%, según el sistema de vigilancia epidemiológica.

En este mismo trabajo quedó demostrado que la sífilis congénita se ubicó en el 0,5% por cada 1.000 nacidos vivos, bastante lejos de la meta para el 2015 de alcanzar un índice menor al 0,2%.

El seguimiento fue implementado por el Ministerio de Salud de la Nación, con el apoyo de la Organización Mundial de la Salud y Unicef Argentina, dentro de la Iniciativa Regional de Eliminación de la transmisión vertical de VIH y sífilis, que lleva adelante el Mercosur.

Silvina Vulcano, tocoginecóloga, especialista en patologías infecciosas de transmisión vertical y directora del estudio, explicó que los datos numéricos están mostrando que “falta un fuerte trabajo para mejorar los controles dentro del embarazo en los servicios de atención primaria de la salud, pero también que deben ser impulsadas estrategias más efectivas para incluir a las parejas de las embarazadas en ese control”.

Para la especialista, la medida más difícil de incorporar entre los hábitos del cuidado prenatal es la utilización del preservativo en las relaciones sexuales durante el tiempo de la gestación.

“No puede pensarse que el embarazo está cruzado por la Santa Inquisición de la Iglesia Católica. En el embarazo, la vida sexual de una mujer continua con su pareja o con otra distinta al padre del bebé y por eso debe instaurarse la idea del preservativo aun estando embarazadas, para prevenir el contagio de sífilis, sida o hepatitis B”, reflexionó.

También aclaró que el contagio de las enfermedades de transmisión sexual no sólo proviene del hombre hacia la mujer, sino que muchas veces es al revés.

El comentario es la respuesta a un dato más llamativo aún: el 33% de las mujeres que tuvo diagnóstico de sífilis en el puerperio (luego del parto) había comenzado su embarazo sin sífilis, lo que demostró la importancia de ofrecer el testeo a la pareja y subrayar la necesidad de usar profilácticos.

Otro resultado inquietante es que el 22% de las embarazadas diagnosticadas no fueron adecuadamente tratadas con penicilina, el único medio disponible hasta ahora para frenar la enfermedad durante el embarazo.

Según Vulcano, “a veces esto ocurre por el temor a las reacciones alérgicas a la penicilina, pero para ello se puede hacer un test de alergia e indicar el tratamiento. Y por eso está claro que faltan respuestas dentro del sistema de atención primaria; falta también que las personas tomen conciencia sobre la importancia de cuidarse de las infecciones de este tipo”.

 

 

No quedaron en el pasado
No es la primera vez que referentes del sistema público de salud llaman la atención sobre el resurgimiento de enfermedades infecciosas de transmisión sexual que parecían problemas del pasado, como la sífilis, la gonorrea, el herpes, la ladilla púbica o la sarna.

Eduardo Salassa, urólogo y médico del Centro de Salud Nº17 de Las Heras, hizo una investigación similar durante 2007 y 2008, y probó que el 7,37porciento de los pacientes que consultaron ante los síntomas de estas enfermedades resultaron positivos. Es decir, en un universo de 58.000 consultas, 3.000 personas de entre 12 y 68 años estaban efectivamente infectadas. La mitad correspondía a infecciones producidas por bacterias que tienen la antigüedad del mundo y que se consideraban vencidas por los antibióticos.

Entre las razones de este brote de enfermedades infecciosas de transmisión sexual (EITS) bacterianas están la ignorancia de la población, la subestimación del tema por parte del Estado y el deterioro de las condiciones de vida.

Por en ese tiempo también fue dado a conocer por el mismo Ministerio de Salud de la Nación otro estudio similar según el cual, durante 2007, el 60porciento de las embarazadas que se hicieron el test de VDRL (sobre enfermedades de transmisión sexual) presentó la bacteria de la sífilis. A esta cifra se sumó el registro voluntario de 600 hombres adultos que fueron analizados gratuitamente en un hospital móvil de Mar del Plata en febrero de 2008, de los cuales el 30porciento resultó positivo.

La situación no era tan alarmante en Mendoza, pero –según la cantidad de pacientes atendidos en el hospital Lencinas– los casos aumentaron progresivamente en los adultos sexualmente activos desde los 16 hasta los 39 años.

 

Comentarios