Más noticias
Sábado 17 de Septiembre de 2011

Aumentó la tasa de mortalidad por cirugías cardiovasculares en el hospital Notti

La media para ese tipo de servicio quirúrgico es del 6% anual, pero en ese nosocomio infantil superó el 12%. La ampliación edilicia e incorporación de equipos realizada en el 2010 no produjo aún resultados.

Por Carina Pérez
cperez@diariouno.net.ar

El servicio de Cirugía Cardiovascular del hospital de niños Humberto Notti tiene una tasa de mortalidad interna superior a la esperada para un servicio con un nivel de complejidad dos.

Para hacer este cálculo se toma la cantidad de niños operados y el grado de dificultad de la patología tratada y se lo compara con la cantidad de chicos fallecidos. En el 90% de los casos son operados niños que nacieron con cardiopatías congénitas de diferentes grados de seriedad.

Sólo a fines explicativos y si consideramos un año completo como referencia, en el 2010 fueron operados 78 chicos, de los cuales fallecieron 10, lo que implica un porcentaje de mortalidad del 12,8 puntos, superando la media, estimada entre 5% y el 6% en servicios similares.

Hasta junio del 2011, en el servicio se hicieron 54 cirugías, 8 niños murieron y la tasa se elevó al 14%. Esta tendencia ha ido creciendo desde que fue inaugurado el servicio, en 1998. Según explican su jefe, Cristian Blunda, y la directora asistencial del Notti, Hilda Mattoni, se debe a que reciben casos cada vez más complejos.

“Siempre que un servicio se inicia, empieza a operar casos de baja complejidad y a medida que aumenta su capacidad de cirugía, éstas se hacen más complejas, más peligrosas y obviamente el deceso es más importante. La estadística cuando se realiza sobre un universo pequeño de determinadas patologías muy específicas hace que la mortalidad sea superior.

En cambio si se toman los 1.200 pacientes atendidos por año en el servicio de Cardiología, incluyendo aquellos que nos son operados pero igual están en terapia intensiva, los decesos alcanzan la media aceptable del 6%”, explicó.

Otro factor profundo de este nivel de decesos dentro del servicio tiene directa relación con el entrenamiento del equipo médico.

En este sentido, Blunda explicó que actualmente, con la aparatología disponible, técnicos, médicos y enfermeros disponibles, se operan alrededor de 100 chicos por año. Pero lo ideal sería llegar a operar el doble por año, de manera tal que los cirujanos adquirieran mayor experiencia en el abordaje de pacientes muy complejos.

“No es lo mismo enfrentar una tormenta en un vuelo transatlántico con un piloto que tenga pocas horas de vuelos que con aquel que supere las 2.000” , ejemplificó Blunda.

Para que esto suceda debería recibir aún más fondos. Este punto fue cuestionado por el senador Armando Camerucci algunos meses atrás, luego de la inauguración de la ampliación del servicio.

Los resultados deben también incluir la diferencia de pacientes, “ya que no se trata de un corazón malformado aislado de una persona sino que estamos frente a un paciente muchas veces fruto de un embarazo no controlado, de madres desnutridas y niños de bajo peso para su edad gestacional, nacidos en neonatologías de baja complejidad, alejados de centros referentes para nuestra actual Argentina”, indicó.
 

Comentarios