País
Miércoles 21 de Diciembre de 2011

"Aún no se puede determinar si se trató de un suicidio", dijo el juez que investiga la muerte de Iván Heyn

Homero Da Costa, el magistrado que lleva adelante la investigación por la muerte del militante de La Cámpora remarcó que el caso "no está cerrado". La teoría del accidente Conmoción por la muerte del funcionario y militante de La Cámpora Iván Heyn

Homero Da Costa, el jjuez que investiga la muerte del presidente de la Corporación Puerto Madero y subsecretario de Comercio Exterior, Iván Heyn, quien apareció ahorcado en una habitación de un hotel uruguayo señaló que "aún no se puede determinar si se trata de un suicidio. Para declarar el caso como cerrado aún restan exámenes toxicológicos y de los fluidos que se le extrajeron".

Heyn fue hallado muerto durante un viaje oficial por la asunción pro témpore del Mercosur por parte de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner. Según cita Perfil.com, el magistrado no descarta ninguna hipótesis en la investigación de la muerte.

Nadie preveía un final como el que parece haber determinado Heyn, señala el sitio de noticias porteño. El joven militante de La Cámpora protagonizaba un crecimiento político inigualable, y aparecía ante la juventud K como uno de los referentes más puros del cristinismo. Desde 2008, como asesor de la ex ministra de Economía, Felisa Miceli, Heyn logró ocupar diversos cargos públicos, que lo convirtieron en una de las promesas más sólidas de la nueva generación de dirigentes oficialistas, y así se dejó ver el último 10 de diciembre, cuando asumió exultante como segundo al mando en la Secretaría de Comercio Exterior y Relaciones Internacionales. El joven K era ex secretario de Industria, actual director por el Estado en Aluar, coconductor del centro de estudios Asociación de Economía para el Desarrollo de la Argentina (AEDA) y el único con un trato regular con el controvertido Guillermo Moreno.

Con el correr de las horas, la noticia de la muerte de Heyn dio paso a todo tipo de especulaciones, pero lo cierto es que poco se sabe sobre los motivos que podrían haber llevado al economista a quitarse la vida. Había viajado a Montevideo junto al ministro de Economía, Hernán Lorenzino, y el canciller, Héctor Timerman, el lunes, donde recibirían a la Presidenta para participar de la Cumbre regional.

Su cuerpo fue hallado junto a la puerta de la habitación, aunque las fuentes no coinciden si se ahorcó con un cinturón o con el barral del placard. El cuerpo estaría limpio, recién bañado, y no habría dejado cartas o mensajes que expliquen la tan dura decisión.

Por ello, la Justicia uruguaya no descarta ninguna variable en la investigación. Si bien los primeros datos de la autopsia aseguran que el cadáver no presentaba signos de violencia, el juez Homero Da Costa remarcó que no descarta ninguna hipótesis, sea suicidio o accidente.

 

 

Comentarios