San Rafael
Martes 29 de Diciembre de 2015

Autoevacuados, casas inundadas y árboles caídos fue el saldo de la fuerte tormenta

Fueron dos horas de intensas lluvias y ráfagas de viento de hasta 70 kilómetros que afectaron a distritos y gran parte de la ciudad. Diez familias se autoevacuaron. Fotos.

La fuerte tormenta que se desató este lunes por la tarde en el departamento dejó como saldo a 10 familias autoevacuadas, más de 30 árboles caídos, casas inundadas y cortes de líneas de alta tensión. 
El fenómeno compuesto por varias celdas de agua, fuerte viento y granizo pequeño afectó a algunas zonas de la ciudad como la Isla del Río Diamante, Pueblo Diamante, Pobre Diablo y barrio El Molino. También los distritos de Rama Caída, Cuadro Benegas y Cuadro Nacional sufrieron las consecuencias de la lluvia y las ráfagas de más de 70 kilómetros que voltearon entre unos 30 y 40 árboles en todo el departamento. Otros sectores afectados fueron distritos del este sanrafaelino, como Villa Atuel por ejemplo.
En este escenario desde Defensa Civil, Aldo Sarmiento confirmó que "en la Isla del río Diamante se autoevacuaron 10 familias" y agregó que "se estuvo trabajando hasta las 2.30 de la madrugada para despejar calles y rutas por los árboles caídos". 
Asimismo agregó que "tuvimos más de 60 llamados al 103 solicitando ayuda" y mencionó que "por suerte no hubo víctimas que lamentar". 
Un claro ejemplo lo sufrió una familia de Pobre Diablo cuya casa se inundó y tuvo que ser socorrida por los Bomberos y la Policía. Es que en la vivienda, ubicada en una zona baja del barrio, ingresó el agua hasta los 80 centímetros de altura poniendo en riesgo la salud de al menos unos 11 chicos que conviven con sus padres y abuelos en esa vivienda. 
En diálogo con UNO de San Rafael, la dueña de casa, Alicia Sosa (55), señaló que "el agua empezó a entrar y no podíamos rescatar a los chicos por eso pedimos ayuda a los Bomberos que acudieron rápidamente". La mujer,visiblemente afectada por la situación que le tocó vivir, señaló que "acá se están realizando los trabajos del Promeba pero en esta zona todavía no se han construído las cunetas". Por suerte, agregó, "los chicos estuvieron a salvo y pudimos salvar todos los electrodomésticos".
El panorama no fue muy diferente en Rama Caída donde la tormenta también dejó sus secuelas, sobre todo en las calles y rutas que fueron salpicadas por la caída de ramas y basura que se encontraba en los cauces de riego. Alberto Churruca, un turista bahiense fue fiel testigo de la bravura del fenómeno y señaló que "las calles se anegaron de agua, hubo cortes de líneas de alta tensión y el viento fue el complemento para una jornada bastante brava".
El hombre que recorría la calle Cubillos miraba asombrado como las ramas y los troncos invadieron los cauces de riego que finalmente se desbordaron para anegar esa arteria, que recién por la madrugada se pudo despejar. 
Al respecto, el cuidador del complejo de cabañas Cuesta del Sol, Víctor Giordano (32), coincidió con el turista y dijo que "fue una tormenta importante que en dos horas anegó toda la ruta" y agregó que "la basura en los cauces provocó el desborde de las aguas". 
Giordano se lamentó porque "ayer limpié las piletas para los turistas y ahora voy a tener que repetir la tarea porque el barro las ha ensuciado " y agregó que "necesitamos que algún organismo oficial levante la mugre que quedó al costado de la calle para que esto no se vuelva a repetir". 

Comentarios