Policiales
Domingo 16 de Octubre de 2016

Avanza investigación del caso de la joven que fue violada en dos oportunidades

Ya fueron analizados los videos del boliche OX, donde la mujer conoció a uno de los sospechosos del abuso sexual. El juez aguarda una pericia psicológica.

La causa que se investiga la denuncia de una doble violación que sufrió una joven de 23 años el domingo pasado a la madrugada ha arrojado algunos resultados para tratar de esclarecer el hecho que conmocionó a la sociedad sanrafaelina.

Durante la semana el titular del Tercer Juzgado de Instrucción, Gabriel Ravagnani, ordenó el secuestro de los videos de las cámaras de seguridad del boliche Ox, ubicado en la primera cuadra de la calle Olascoaga.

Allí los investigadores corroboraron que la chica ingresó cerca de la 1.30 acompañada por una amiga y se retiró a las 4.10 junto a un muchacho que habría conocido dentro del boliche.

En la filmación se observa como la chica sale del boliche y detrás de ella se retira un joven que responde a las características señaladas por la víctima en la denuncia presentada en la Comisaría Octava.

También se supo que de acuerdo a la descripción del lugar donde se habría cometido el primer ultraje, corresponde a la Plaza de la Memoria. Es que en la denuncia, la joven no pudo precisar dónde la habían llevado.

Sin embargo, durante su testimonio se logró descifrar que el sitio elegido para cometer el abuso sexual fue esa plaza ubicada sobre la calle Aristóbulo del Valle.

Allí la joven, que habría estado bajo los efectos del alcohol o algún narcótico, denunció que fue manoseada y abusada contra su voluntad. Luego del acto sexual, el sospechoso se fue caminando y apresuró el paso para escaparse.

La joven no pudo seguirlo y comenzó a deambular hasta que frenó un auto de color blanco, según lo denunciado, y un hombre de unos 40 años que dijo ser policía le ofreció ayuda.

La chica le pidió que la llevara al boliche para reencontrase con su amiga pero en el camino el automovilista cambió de decisión y la habría llevado al Parque Norte donde, según la víctima, la sometió sexualmente. Concretada la violación, el hombre la acercó hasta el boliche y escapó del lugar.

En ese contexto, la joven señaló que al llegar al boliche se dio cuenta que estaba cerrado y se dirigió a la plaza San Martín en búsqueda de ayuda. En el camino se topó con una mujer mayor que la acompañó hasta la delegación de la Policía Federal ubicada sobre la tercera cuadra de Comandante Salas.

Los federales trasladaron a la joven hasta la Comisaría Octava donde se recepcionó la denuncia, que sorprendió a los policías.

En este escenario, el juez ordenó las pericias forenses de rigor y se comprobó que la chica tenía indicios de haber sido forzada a tener relaciones sexuales.

Una marca en el cuello y lesiones en la vagina serían las principales pruebas con las que cuenta el magistrado hasta que finalicen el resto de las pericias.

Además Ravagnani ordenó una pericia psicológica a la joven para determinar qué sucedió esa madrugada del domingo.

Reunidas las pruebas y a la espera de otras diligencias, se podrían ordenar una serie de allanamientos para detener a los sospechosos de los abusos sexuales.

Lo cierto es que la investigación de este delito de instancia privada se encuentra en secreto de sumario y por ahora no se puede afirmar que han identificado a uno o a los dos hombres que habrían atacado sexualmente a esta chica que fue con una amiga a bailar.

Comentarios