Zona sur
Domingo 05 de Junio de 2016

Avanza la causa por el abuso de una adolescente en Bowen

Un hombre de 35 años fue detenido y luego liberado. Igual quedó imputado por abuso simple y también rapto. El hecho se produjo en abril. La joven fue convencida de subir a un auto. La encontraron una hora y media después. 

La policía comenzó a despejar dudas sobre el abuso que padeció una menor de 15 años en Bowen a mediados de abril. Un hombre de 35 años fue detenido en La Pampa y trasladado hasta el departamento por personal de la División de Investigaciones y quedó imputado por abuso sexual simple y también por rapto.
Cuando salió a la luz el caso, llevó preocupación a los vecinos del distrito del este alvearense, principalmente por las circunstancias que lo rodearon.
La siesta del 15 de abril la adolescente se retiró del colegio temprano porque tenía hora libre y fue interceptada por un automovilista minutos antes de tomar un micro en Centenario y Artaza de Bowen para regresar a la casa. El hombre la convenció de que subiera al vehículo y una hora y media más tarde fue hallada en otra parada de colectivos en calles 13 y O en medio de las fincas.
Se encontraba casi inconsciente y con signos de estar bajo los efectos de un narcótico, por lo que tuvo que ser internada en el hospital de General Alvear.
El presunto abusador fue trasladado el jueves desde la localidad pampeana de Intendente Alvear y permaneció detenido hasta la noche del viernes en que el conjuez de Instrucción Juan Ignacio Olmedo le concedió nuevamente la libertad.
La investigación
Para comenzar a develar la incógnita que presentaba el caso, los investigadores realizaron un proceso de descarte. Entre las hipótesis que barajaron estaba la de un supuesto juego o aventura que podría haber realizado la jovencita con algún novio o amigo, que se les fue de las manos, y para cubrirlo recurrió a la historia del captor y abusador.
Sin embargo, esa alternativa fue desechada rápidamente y se enfocaron de lleno en el abuso.
Si bien las pericias médicas corroboraron que el degenerado no llegó a cumplir con el cometido, hay evidencias físicas que apoyan la imputación de abuso simple (sin acceso carnal) y el rapto.
 “Tal vez se asustó por el estado en que se encontraba la chicha y decidió irse antes”, reveló una fuente allegada al caso.
El hombre que fue imputado, no cayó por azar. Es un bowense que partió a La Pampa a trabajar varios años atrás y en la fecha que se perpetró el abuso hay testigos que lo ubican en el distrito.
Entre los datos que aportó la menor cuando fue indagada por el comité de expertos del Poder Judicial (Cámara Gesell), describió tibiamente al conductor y relató que al momento de subir al vehículo le ofrecieron una botella de gaseosa y después de beber un trago porque era una tarde calurosa, le sintió un sabor extraño y segundos después comenzó a sentirse mal. Lo siguiente que recordó fue estar en custodia de la policía y el hospital.
El bowense es propietario de un automóvil similar al descrito por la menor y además tiene vinculación con la familia. Este último dato tampoco es menor ya que “la persona que la convenció para subirse al auto le transmitió confianza porque conocía aspectos íntimos del padre y la vida familiar”, confió una fuente policial.
Mientras el bowense recuperó la libertad, los investigadores están convencidos de ir en la dirección correcta y trabajan para reunir mayor cantidad de pruebas que lo liguen de lleno al caso.
Por Gonzalo Villatoro

Comentarios