Mendoza
Lunes 26 de Septiembre de 2016

AYSAM planea sumar 7.000 medidores de agua en 2017

Desde 2010 hasta la fecha, sólo el 7,5% de los usuarios tiene este sistema para abonar el agua que consume. Se trata de 29 mil cuentas correspondientes a viviendas grandes, lavaderos de autos e industrias.

Desde sus inicios, en 2010, sólo 29.100 usuarios de Aguas y Saneamiento Mendoza –entre particulares e industriales– tienen colocado un medidor para pagar de acuerdo con el consumo realizado.

Esto significa el 7,5 % de las 388 mil cuentas que administra esta empresa estatal de servicios.

Para el año que viene el plan es incorporar a otros 7.000 usuarios, apuntando siempre a casas con grandes extensiones de parque, piletas o lavaderos de autos, industrias, etc. La novedad es que esta vez AYSAM dejará la puerta abierta para la demanda espontánea de aquellos interesados en colocar un medidor de agua para ajustar su consumo.

Así lo informaron desde la prestadora, a días de realizarse la audiencia pública donde serán discutidos los costos operativos que requiere sostener la provisión de agua y cloacas.

Aunque no existen datos precisos sobre en cuánto disminuyó el consumo entre quienes pagan por lo que gastan a diario, desde la empresa indicaron que existe la "apreciación" de una tendencia a la baja debido a un hecho obvio: el mismo usuario trata de abonar lo menos posible. Otra razón es la dificultad para hacer un cálculo de disminución del consumo, ya que no era conocido cuánto era el consumo histórico de cada uno de esos usuarios, es decir, no hay base con qué comparar.

De todos modos, desde AYSAM admitieron que el costo de colocación de los medidores es un limitante para incorporarlos más rápido a la totalidad de los usuarios.

Según datos oficiales, sólo el medidor cuesta $697,21 con IVA, es decir, unos U$S45. Ahora todo el resto del trabajo, puede elevar esa cifra a unos U$S100. En suma, AYSAM necesitaría más de U$S35 millones para universalizar su colocación.

La gestión municipal
AYSAM no es la única que está analizando este tema, sino también municipios como Maipú, que tiene a cargo el servicio de agua y cloaca de 48.700 familias. En este caso, Eduardo Mezzabotta, secretario de Infraestructura y Obras de dicha comuna, comentó que "aún no tenemos, pero estamos trabajando en un proyecto para empezar a instalarlos, ya que la micromedición del consumo es lo ideal. Lo que pasa es que es caro, ya que cuesta entre U$S100 y U$S150 su colocación. Pero eso no es lo único que hay que hacer, hay toda una cantidad de costos ocultos, como la infraestructura para esto".

Por otra parte, el funcionario opinó que sería necesario colocar una tarifa adaptada a un rango de consumo y a partir de ahí cobrar toda el agua utilizada, porque "el que consume más agua, es porque tiene más posibilidades, porque tiene un gran jardín o una pileta".

En el caso de Luján, donde prestan el servicio de agua a 35 mil usuarios y servicios de cloacas a otros 25 mil, los medidores colocados son muy pocos, según informó el secretario de Saneamiento Rolando Baldasso. Incluso dijo que " es necesario hacer un cambio de figura legal, y hay un proyecto de ley que está en la Legislatura por el cual las comunas pueden cobrar una tarifa igual que lo hace AYSAM, entonces ahí si se podría pensar en colocarlos en mayor cantidad". Esto se explica porque los municipios cobran los servicios de agua y cloacas junto con las tasas municipales, y son los Concejos Deliberantes los que autorizan los aumentos anuales. Por eso mismo, las audiencias por los servicios municipales y de pequeños prestadores, van por separado de la audiencia pública convocada por AYSAM para el 12 de octubre próximo.

Camino a la audiencia pública
En una vivienda de clase media, por un consumo bimestral se abona alrededor de $248 pesos, lo que con el aumento del 35% pedido por AYSAM significaría alrededor de $87 más por bimestre.

Ahora, según explicó el titular del organismo Richard Battagión, "en realidad sería necesario un aumento mayor al 50% para cubrir en su totalidad los costos operativos de la empresa. Con el 35% nos acercamos al equilibrio financiero de AYSAM, pero seguimos requiriendo de un aporte presupuestario de la Provincia para poder funcionar. El año pasado en el presupuesto se hizo una capitalización para compensar la diferencia entre los costos reales y los aportes obtenidos por la recaudación tarifaria".

Según lo detallado por el funcionario, actualmente, el presupuesto de AYSAM es de $700 millones, de los cuáles $520 millones provienen de la recaudación por tarifa, otros $120 millones de las arcas provinciales y el resto, de un recupero de inversiones que hizo AYSAMen el marco de un plan estratégico establecido por la Ley 8.270.

Dicha norma acordaba financiar obras por 160 millones de dólares. Muchas obras fueron iniciadas, pero los fondos no bajaron nunca del Gobierno nacional y ese dinero fue aportado en su momento por Mendoza.

En una proyección hasta el 2017, la empresa necesitará unos $800 millones de presupuesto, y si finalmente es aplicado el 35% de aumento del agua y cloacas, podrá recaudar a partir de noviembre o diciembre $182 millones más. Lo que sigue mostrando un déficit de $ 90 millones para alcanzar a cubrir todos los costos de funcionamiento.

Por esta razón, para el Gobierno es indispensable que Mendoza gane el financiamiento nacional de obras de saneamientos, cuyo proyecto más ambicioso es la ampliación de la planta depuradora de Paramillos.

El paquete de obras 2017: casi $1.140 millones, según números oficiales
Si el presupuesto para AYSAM es aprobado tal cual ha sido pensado, el plan de obras para el año que viene será de $1.138.498.946 según los números oficiales, de los cuáles más de la mitad lo aportará el Plan Nacional de Agua Potable y el resto, el Presupuesto de Mendoza.

Entre las obras incluidas está la planta de tratamiento en Malargüe y San Carlos, la red de agua para la Consulta y el colector del hospital Scaravelli, la ampliación de la Planta de Palmira, más una serie de obras iniciadas durante el gobierno anterior que deben darle continuidad, más los proyectos nuevos de mejoramiento del sistema.

Comentarios