Economía
Miércoles 05 de Octubre de 2011

Bajó 50% el pesimismo de los mendocinos sobre la economía, según un informe de una fundación privada

En agosto de 2010, seis de cada diez veían la situación como “mala”. Pero en el mismo mes de 2011 la cifra bajó a tres de cada diez. Lo revela un estudio de la fundación de la radical Laura Montero.

Por Cecilia Osorio
cosorio@diariouno.net.ar

Como el nombre de la fundación que estuvo detrás de los resultados, la percepción de los mendocinos respecto de la actualidad económica y su panorama futuro se acerca más al “ideal” de satisfacción.

Y no es un invento de un optimista en busca de la felicidad, sino la conclusión de una encuesta que consideró las respuestas telefónicas de 289 personas –mayormente de ingresos bajos y medios– y que entre sus resultados dejó ver que, en un año, la percepción negativa sobre la economía descendió 50%.

Mientras que en agosto de 2010 seis de cada diez encuestados (56%) consideraba “mala” la situación económica, en el mismo mes de 2011 la apreciación fue de sólo tres de cada diez mendocinos (27%).

Para evitar especulaciones preelectorales, el informe de la Fundación Ideal –creada por la senadora nacional cobista Laura Montero–aclaró en un párrafo: “Aún no se advierte un cambio de tendencia importante hacia una valoración optimista de la realidad”.

Según explicó la licenciada en ciencias políticas y quien trabajó en el estudio de Ideal, Daniela García, lo llamativo es que “pese a que se mantuvieron presentes, las opiniones negativas migraron hacia una sensación algo más moderada, empujadas por cierta visión positiva sobre lo que está pasando”.

La migración se evidenció en que bajó el negativismo y, al mismo tiempo, subió la cantidad de ciudadanos locales que creen que la economía actual es “regular” (en un año pasó de 38% a 61%).

Sólo 12% aceptó que el momento económico actual es “bueno”, superando al resultado de hace un año cuando sólo 6% opinaba favorablemente.

 

 

¿Futuro no tan negro?
“¿Cómo evalúan los mendocinos el futuro económico?”, se preguntó en otro momento de la encuesta. Más de 50% de las personas consideró que la realidad económica futura será igual a la actual.

Crecieron también, aunque en menor número, quienes percibieron que a futuro la realidad será “algo mejor”.

Detrás de esta mayor sensación de estabilidad se esconde que descendió la opinión de los que vieron el futuro como “algo peor” y “mucho peor”: de 24% y 17%, respectivamente, las cifras bajaron a 14% y 9%.
Al margen de los resultados, es indudable que hay ciertos factores que influyen en las opiniones volcadas. “No olvidemos que los llamados se hicieron días antes de las elecciones primarias, cuando la percepción estaba, de alguna manera, influenciada por esa inédita posibilidad de votar. Otra lectura que puede hacerse es que hubo negociaciones paritarias y aumentos salariales, que también tienen que ver con la sensación”, interpretó Daniela García.

Luego sumó que a nivel nacional la percepción es similar a la de los mendocinos, según lo muestra el Índice General de Expectativas Económicas, de la Universidad Católica.
“En cuanto a las oportunidades laborales, la mayor proporción de encuestados advierte un mercado laboral predominantemente estable. Sin embargo, aún existe una importante proporción de personas (35%) que ven pocas oportunidades de trabajo”, añadió el estudio.

Déficit y temas que preocupan
Si se comparan los ingresos de las familias y lo que –según manifiestan– necesitan para llegar a fin de mes, 73porciento de los hogares encuestados expresó que posee déficit.

Esta proporción es similar a la observada durante igual mes del año anterior y, en promedio, quienes expresan una situación deficitaria sostienen que les faltan $930 por miembro del hogar.

En términos reales, el déficit familiar por miembro de hogar se redujo 7porciento en promedio durante el último año.

Entre los temas que preocupan a los mendocinos, en primer lugar está la inseguridad con un 33porciento, luego la educación con un 20porciento y tercero el empleo con un 18porciento.

Si se compara el relevamiento de un año atrás, se evidencia un incremento de la preocupación por la educación, el empleo y la salud, disminuyendo por la inseguridad y la pobreza.


 

Comentarios