Espectáculos
Miércoles 02 de Noviembre de 2011

Basta de vicios

En la casa de Brad Pitt se acabaron las nuevas tecnologías.

El actor decidió esconder los cinco portátiles que compartían sus hijos porque quiere que despeguen los ojos de la pantalla y empiecen a relacionarse y jugar entre ellos.

Esta idea de quitarles la tecnología ha sido muy mal acogida entre los niños, que están bastante enganchados al videojuego Forza Motorsport 4, mientras que las chicas no sueltan el Just dance 3.

Pero no son los únicos que van a hacer sacrificios, el actor de  El club de la pelea va a dejar de fumar después de que dos de sus hijos (Zahara y Six) le pillasen in fraganti con un cigarrillo.

Fuente: elmundo.es

Comentarios