Más noticias
Jueves 22 de Septiembre de 2011

Blockbuster quiere volver a Argentina, pero online y para pelear con Netflix

La compañía estadounidense Dish Network, dedicada a la prestación del servicio de televisión por satélite y propietaria de la cadena de video clubes, prepara el lanzamiento de una plataforma que permitirá ver películas por Internet.

El Cronista

Dish Network tiene previsto realizar el anuncio este viernes, donde además revelaría los detalles sobre cómo operaría su sistema, que se prevé funcionará bajo suscripción.

El acto de lanzamiento del nuevo producto fue denominado A Stream Come True y, si bien la compañía no explicó cuáles serán sus contenidos, la invitación enviada a los medios adelantó que en el evento se dará a conocer el paquete de entretenimiento doméstico más completo jamás creado.

El anuncio de Dish Network, que compró Blockbuster a principios de año, llega en un momento crítico para Netflix, cuyo valor bursátil cayó durante los últimos días, después de anunciar que su negocio de suscripción de DVD dejará de ser parte de la marca Netflix y pasará a estar operativo con el nombre de Qwikster.

La quebrada Blockbuster fue comprada a comienzos de abril pasado en u$s 320 millones, en una subasta de la que formaron parte varios inversores.

Por aquel entonces, el vicepresidente ejecutivo de marketing de Dish Network, Tom Cullen, afirmó que estamos ansiosos de trabajar con sus empleados para restablecer la marca como un líder en el negocio del video-entretenimiento.

Según los documentos presentados en septiembre, Blockbuster acumulaba una deuda de u$s 1.460 millones, mientras que sus activos sólo alcanzaban los u$s 1.020 millones.

En los últimos años, cerró centenares de locales en todo el mundo (en Mendoza por ejemplo no quedó ninguno), afectada por la competencia de alquiler de películas online y el auge de la piratería.

Justamente una de las mayores críticas que se le hizo a la cadena en momentos en que su situación financiera era cada vez más débil en todo el mundo es no saber adaptarse a los nuevos tiempos donde manda el negocio online, y mantener una mega estructura bajo el formato tradicional de alquiler de películas.

En la Argentina, donde había llegado en los 90, dejó un pasivo de $26 millones, contra activos por $17 millones.

 

Comentarios