Espectáculos
Sábado 19 de Noviembre de 2016

Blues de acá: un bautismo y un legado

Manal. El autor narra la historia de una leyenda nacional del rubro. Un grupo que fue pionero y que sin dudas dejó huellas en el ámbito musical

Que tal amigos, otro domingo impregnado de tinta y papel con la música, hoy nos convocamos con la piedra fundacional del blues argento, aproximadamente a principio de los años setenta.

Avellaneda Blues - Manal

El álbum debut homónimo de Manal tiene en su haber varios méritos que justifican su legado, su importancia y su inagotable vigencia. Por un lado es el disco iniciático del blues en español en estas tierras, y es el resultado de la unión de tres fuerzas y talentos enormes: Javier Martínez, Claudio Gabis y Alejandro Medina. Y un detalle para nada menor, dentro de esas siete canciones irreemplazables se encuentra la viñeta urbana perfecta de "Avellaneda Blues".

Hablar de Manal como nuestro Cream puede ser un lugar común, pero es una comparación en absoluto azarosa, de la cual ellos mismos supieron reírse al bautizar al grupo como Ricota, en obvia alusión al trío de Eric Clapton, Ginger Baker y Jack Bruce, antes de dar con su nombre definitivo. Tras conocer a Jorge Álvarez, el fundador del sello Mandioca en una fiesta en la casa de una amiga, el incipiente trío tuvo no sólo su primer contrato discográfico, sino también otra oferta: la de fogonearse en vivo en shows en teatros, una oferta excéntrica y tentadora, en tiempos en que la mayoría de los recitales eran en clubes para que el público pudiera bailar.

La propuesta tenía sentido: si bien su disco debut tiene momentos que aceleran el pulso, Manal era una banda para sentarse y escuchar en profundidad, gracias a la química de la unión entre dos autodidactas con garra (Gabis y Martínez) con un músico de conservatorio y una mayor experiencia sobre las tablas (Medina). Dentro de esta química, Martínez mostró tener una pluma notable a la hora de escribir pequeñas postales urbanas, tan cotidianas como desoladoras.

Encargada de abrir el lado B del LP, "Avellaneda Blues" es un retrato crudo y directo de la zona fabril del sur bonaerense. Y acá vuelve a aparecer la química: Claudio Gabis compuso la progresión armónica del tema tras un paseo por las vías de Avellaneda. Al escuchar lo que el guitarrista había compuesto, Javier Martínez entendió que era en ese mismo lugar donde debía situar geográficamente su relato. En sólo cuatro versos, el tema pinta una postal gris, de calles con su asfalto destruido y el aire impregnado con hollín. Ante este paisaje, ni siquiera la maquinaria puede eludir la tristeza ("Y la grúa, su lágrima de carga inclina sobre el Dock") mientras "los obreros, fumando impacientes, a su trabajo van".

Nos volveremos a reunir en este espacio, dejando la invitación de escuchar estos clásicos en radio95siete.

José Pipa Salvo

Especial para

UNO San Rafael

unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios