Deportes
Domingo 04 de Diciembre de 2011

Boca es el nuevo campeón del futbol argentino: goleó a Banfield y festeja su 51º título

Al Xeneize le alcanzaba con un empate pero dejó en claro por qué fue el mejor: 3 a 0 ante el Taladro. Dos tantos de Cvitanich y otro de Rivero le dieron la victoria. Videos y galería de fotos.

Boca celebró anticipadamente la obtención de un nuevo título, al golear esta noche en el estadio La Bombonera a Banfield por 3 a 0, por la decimoséptima fecha del Torneo Apertura de fútbol.

El conjunto que dirige Julio Falcioni, invicto, necesitaba un punto para consagrarse y lo hizo aun cuando no jugó el otro equipo que tenía posibilidades de forzar un desempate, Tigre, que este lunes completará la fecha frente a San Lorenzo en carácter de visitante.

Un ex Banfield, Darío Cvitanich, anotó en dos oportunidades, a los 6 y a los 43 minutos del primer tiempo y con el 2 a 0 el partido parecía cosa juzgada.

Ya en el complemento, a los 2 minutos, Diego Rivero aumentó para un partido con destino de goleada histórica, frente a un rival limitado que pareció todavía más modesto frente a la maquinaria local.

El equipo de la Ribera no ganaba un certamen desde el Torneo Clausura 2008 y ahora, consagrado con cuatro goles en contra en 17 partidos, subió considerablemente en la tabla de promedios, donde había arrancado en posición incómoda.

Clasificado a la Copa Libertadores de América 2012, en esta jornada electoral en el club, Juan Román Riquelme reapareció al ingresar en el segundo tiempo, en reemplazo de Diego Rivero.

Boca, con los nueve puntos de ventaja que le llevaba a Tigre en la tabla, salió a darle circulación a la pelota y a atacar cuando veía caminos seguros al arco contrario.

Su juego por momentos podría parecer aburrido, pero los ejecutores de la partitura saben cuándo es el momento de apurar y así llegaron algunas jugadas con pelota detenida, como la que derivó en un cabezazo de Juan Insaurralde, devuelto por el travesaño.

El campeón sabe cómo moverse y en otra jugada de ataque, Banfield se encontró casi en inferioridad numérica, encerrado en su área chica; así, después de que otro balón fue devuelto por el travesaño, se generó una serie de carambolas y Cvitanich convirtió pero no gritó.

Eso fue a los 9 y ya sobre el final del primer tiempo, el mismo delantero empalmó prácticamente "de cuchara" un centro, la pelota se desvió en un defensor y se le fue a un lugar imposible al arquero Cristian Lucchetti, quien voló en forma infructuosa.

Con la ventaja, Boca comenzó a manejar los hilos del partido y Banfield a buscar en forma trabajosa la igualdad, que solamente podía aparecer en alguna jugada con pelota detenida.

Apenas iniciado el segundo tiempo, Rivero recibió en tres cuartos de cancha y sacó un disparo que se convirtió en el tercer gol del partido y primero suyo en Boca.

Mirá la síntesis del partido

Comentarios