La provincia
Domingo 13 de Noviembre de 2016

Bolsas del súper: mayor control y multas más duras

En la mayoría de las comunas del Gran Mendoza y el Sur está prohibido el uso de las no degradables. No sucede lo mismo en el Este y en el Valle de Uco. Modificaciones a la ley

El lente de la cámara toma la precordillera mendocina. En un momento comienza el viento y lo que era una hermosa postal se plaga de bolsas plásticas que alguien tiró o simplemente dejó porque sí a la orilla de una ruta.

Esas bolsas pasarán años sin degradarse y contaminando la zona; y sin conciencia ecológica de varios mendocinos, se acumularán si es que no salen del mercado. Hoy en la mayoría de las comunas del Gran Mendoza y del Sur están prohibidas por ordenanzas que exigen a los negocios dar bolsas oxibiodegradables, pero eso no se replica en el Este y vagamente se da en el Valle de Uco.

Para paliar la disparidad la Secretaría de Ambiente activará este mes los controles y modificará la ley para endurecer y actualizar las multas.

Cambios que generan resistencia
En un supermercado de Guaymallén –aplicó la prohibición hace dos semanas– una cliente se sorprende, no gratamente, cuando la cajera le informa que ya no dan más bolsas plásticas, y que de necesitarlas, deberá pagar las biodegradables a $0,45 cada una para poder llevar la mercadería. Como opción para que cargue sus productos le ofrece las cajas de cartón que se apilan en un extremo del salón.

"El domingo vine a comprar y me enteré del cambio. Pero la verdad es que estos cambios son lentos porque nadie se acuerda de traer la bolsa de tela y una vez que estás en la caja terminás pagando las bolsas reciclables, con lo cual termina siendo una ganancia más para el súper", se quejó Gabriela (40), una cliente disconforme con la difusión del cambio "en favor del cuidado del ambiente".

Conscientes de que incorporar la desaparición de las bolsas y la concientización de los vecinos tomará tiempo, desde la Comuna admiten que las expectativas están puestas en logros paulatinos. "Nosotros creemos que una vez que tenés que pagar la bolsa, a la próxima compra llevás la tuya.
Igualmente sabemos que nos llevará tiempo que la gente lo incorpore, como también conseguir que los medianos y pequeños comerciantes lo apliquen. Sabemos que exigirles que cambien por las bolsas biodegradables les genera una inversión", reconoce Javier Manso, director de Comercio, Industria e Inspección General de Guaymallén.

En esa comuna –como en la mayoría del Gran Mendoza– el valor de las bolsas biodegradables que han establecido las cadenas de supermercados varía entre los $0,45 y los $0,65 y las bolsas de tela vegetal que se comercializan van desde $4,50 (la mediana) hasta $19 el bolsón.

"Cuando supimos de la ordenanza nosotros decidimos regalarles a nuestros clientes bolsas de tela con nuestro logo. Imprimimos dos tandas de 450 pero la verdad es que son contados los que la traen. De hecho la mayoría se molesta cuando les guardás el pan o las facturas en bolsas de papel", cuenta Ailén Ramírez, empleada de una panadería de calle San Juan de Dios en Dorrego.

Endurecer las exigencias
En la provincia existe (desde el 2007) la ley 7.765, que prohíbe las bolsas de polietileno, pero hasta ahora era letra muerta, ya que no se podía controlar si las bolsas que daban algunos supermercados eran realmente biodegradables. Sin embargo, desde la Secretaría de Ambiente prometen modificarla con exigencias y multas más duras.

"Acá no hay laboratorios para saber si algo es biodegradable o no , por eso hemos pedido al Instituto Nacional de Tecnología Industrial (INTI) que nos brinde un listado de las empresas que fabrican estas bolsas biodegradables en el país y están certificadas por ellos. Con eso posiblemente este mes les vamos a comenzar a exigir a los supermercados e hipermercados que brinden las facturas que demuestren que las adquirieron allí para estar seguros", asegura el secretario de Ambiente, Humberto Mingorance.

¿En qué tiro los residuos?

En abril pasado, el Concejo Deliberante de Godoy Cruz aprobó la ordenanza por la cual paulatinamente desaparecerían las bolsas plásticas en un lapso de 2 años. En principio se restringía la entrega de 4 por cliente, a los 6 meses se daban sólo 3 hasta abolir la entrega de polietileno.

"Cuando se dejó de dar bolsas, una de las principales quejas de la gente fue en qué tiraba la basura luego, porque la mayoría de la gente usaba las bolsas del súper. Conclusión: se prohibía a los súper dar las bolsas, y la gente se las ingeniaba para comprar las de consorcio para tirar la basura y la contaminación no se frenaba. Eso nos hizo pensar en un sistema integral que nos permita ir concientizando, retirando las bolsas y dándole respuestas a la gente", ejemplificó Mingorance.

Para avanzar en este tema, el Gobierno provincial avanza en el pedido de una línea de financiamiento de U$S50 millones al Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para construir una planta de tratamiento de residuos para el Gran Mendoza. La idea es que una vez que se avance con la construcción de esta planta se lance una campaña para concientizar al mendocino, que recibirá en los supermercados dos bolsas: una para residuos secos y otra para residuos húmedos. "Eso no lo podemos exigir ahora si aún no hemos avanzado en la planta. Si no el vecino tendrá las bolsas, las va a separar en su casa y después terminarán todas juntas en un basural", apuntó el funcionario de Alfredo Cornejo.

Penas por metro cuadrado
Entre los cambios a la ley que llegarán en breve a la Legislatura está el de las multas. La letra actual establece multar al negocio que no cumpla con sacar el polietileno con medida Unidad Tributaria Municipal (UTM) por bolsa que se le secuestre. "Eso es casi imposible de aplicar. Nosotros pretendemos multar a los incumplidores por superficie del local. Es decir una UTM por metro cuadrado, porque generalmente el local también habla del nivel de ingresos de cada comercio. Esto lo va a aplicar cada comuna, porque ellos tienen más control territorial con sus inspectores", concluyó Mingorance.

Comentarios