La provincia
Domingo 24 de Enero de 2016

Brasil es la "nueva Reñaca" que eligen los mendocinos

La relación cambiaria es favorable y los precios son similares a la Costa Atlántica. Los más atraídos son los jóvenes.

Si entre otras cosas, la relación cambiaria que hoy tenemos con Brasil se mantuviera más o menos estable durante unos años, las playas sureñas de ese país (Canasvieiras, Praia do Rosa, Ferrugem) podrían convertirse, en un tiempo no muy lejano, en la "nueva Reñaca" para los mendocinos. Una gran cantidad de jóvenes viajó desde diciembre a la fecha a esos destinos para pasar sus vacaciones y todos los que regresaron aseguran una y otra vez que volverán. Así pasó hace años con la ciudad chilena de Reñaca, la que cada verano se llena de veraneantes argentinos, la mayoría procedentes de Mendoza y jóvenes.
Entre los comentarios que hicieron quienes estuvieron hay diferencias. Algunos encuentran virtudes en donde otros hallan reparos. Pero la ecuación final es compartida de forma unánime: por la relación precio-calidad, vale la pena ir a Brasil.
De todos modos, los precios no están regalados, como se creyó en un momento. Pero para tener una idea acabada de cuán caro o barato es un lugar siempre hay que comparar con otros sitios. Y es justamente en esa comparación (con la Costa Atlántica, por ejemplo, donde los precios son similares) cuando la balanza se inclina a favor del país vecino.
¿En qué radican las ventajas de Brasil? ¿Por qué los que ya viajaron volverían y no cambiarían de destino en próximas vacaciones? Según ellos, porque los paisajes son hermosos; los pueblos chicos, pintorescos y divertidos; la buena predisposición vibra en el suelo y hay muchos jóvenes entre los turistas que se desplazan de ciudad en ciudad con facilidad, porque el sistema de transporte está aceitado.
"Me pareció algo caro, pero volvería. Me gustaron las playas como Isla Grande y las zonas turísticas de Río de Janeiro. Igual la relación precio-calidad es buena", contó Martina Yazlli, mendocina de 21 años, quien dijo que una de las pocas cosas malas que encontró fue que en Ferrugem "había muchas personas, en especial argentinos".
Rocío Gregorio, de 19 años, que estuvo paseando por Florianópolis, expresó entusiasta: "No sé qué no me gustó. Creo que nada. Los sistemas para moverse son muy cómodos. Las terminales están muy bien señalizadas y es fácil viajar. Los paisajes son lindos, tranquilos. No es inseguro y hay muchos jóvenes que te ayudan si tenés algún problema".
Sobre los precios, Laura Estévez, madre de familia, y más atenta a estos menesteres, explicó que hace seis años que van a Brasil y los valores están exactamente igual que, por lo menos, hace dos temporadas.
"Se corrió la noticia de que esto iba a estar muy barato y la verdad es que no hemos notado para nada que estuviera más barato que otros años. Pero el lugar sigue siendo maravilloso como siempre y obvio que dan ganas de volver, porque tengo entendido que los precios en la costa argentina son muy altos y no hay punto de comparación con el mar de acá, que es alucinante. Y además nos gusta la cultura de Brasil", concluyó Estévez.200Reales. Es lo que cuesta un alojamiento. Hay opciones más elevadas, pero se consiguen casas para cuatro personas, a cinco cuadras del mar, a ese precio. Al cambio argentino son $750.
Por Julián Vinacour
vinacour.julian@diariouno.net.ar

 

Comentarios