Miércoles 09 de Agosto de 2017

Brutal asalto: "Los delincuentes le dieron la pastilla del corazón a mi papá"

Así lo dijo Enrique von Mergenhausen hijo del hombre de 92 al que le robaron más de 2.5 millones de pesos entre dólares y euros.

Una noche de terror pasó la familia Von Mergenhausen que fue asaltada por 4 o 5 delincuentes que se llevaron los ahorros que tenían escondidos en un placard ubicado en el dormitorio de Paul Von Mergenhausen.

Uno de sus hijos, Enrique, que vive con él en una casona ubicada en Ameghino 60, relató la terrible experiencia que les tocó vivir cuando este lunes ingresaron a esa casa, lo golpearon y luego ataron a su padre para llevarse más 2.5 millones de pesos entre dólares, euros y dinero argentino.
El hombre de 65 años repasó cada detalle del brutal asalto que comenzó cerca de las 21 cuando le fue abrir el portón a la señora que les venía a cocinar.
"Cuando regresé para abrir la puerta de casa se me abalanzaron 4 personas que estaban escondidas entre las plantas. Todos con capucha, guantes y vestidos de negro", señaló Enrique.
Allí, uno de ellos con un destornillador lo lesionó en la garganta y a la fuerza lo ingresaron junto con la empleada. "Dame la plata viejo", le dijeron para luego tirarlo al suelo.
Recostado sobre el piso del vestíbulo, lo patearon y con un pequeño fierro le pegaron en la cabeza. A la empleada la sentaron sobre Enrique mientras el resto de la banda invadió la casa.
En su dormitorio, Paul no escuchó nada, tiene sordera por su edad. Mientras miraba unas fotos fue sorprendido por los delincuentes que lo ataron de pies y manos con unas corbatas. El hombre de 92 años, incrédulo por la situación, solo atinó a decirles "qué hacen mi habitación".
En ese contexto de violencia, hubo un gesto de los ladrones hacia el anciano. Como sufre del corazón y la escena era muy violenta le dieron la pastillas para el corazón. Es que el hombre se las pidió y los delincuentes aceptaron darsela.
"Eran profesionales, uno porteño y el resto sanrafaelinos. Se hablaban en muy malos modales, tomaron el dinero, joyas de mi mamá que jamás vamos a recuperar", dijo Enrique y entre llantos recordó que "esos recuerdos mantenían viva la presencia de mi madre en esta casa".
Los ladrones dieron vuelta los cajones hasta que en el placard del dormitorio de Paul encontraron el dinero, primero los pesos y luego los dólares y euros. Dos escaparon por los fondos de la propiedad y el resto por la portón principal que se encuentra frente al ingreso al Parque Infantil.
"Eran nuestros ahorros que juntábamos desde la década del 90 producto de la venta de lotes y que nadie sabía que existían incluso mi familia", señaló Enrique y agregó que "ellos venían a buscar un vuelto y se encontraron con un regalo de Navidad".

Comentarios