Economía
Lunes 20 de Julio de 2015

Buscan una solución a la pérdida de empleos en la agroindustria local

Alerta. El paro de La Colina es un síntoma más de los problemas que sufren conserveras y secadores. El sindicato quiere reunirse con empresarios para buscar una salida.

El paro del jueves en La Colina en reclamo por sueldos atrasados fue un síntoma más de una enfermedad que está afectando a la agroindustria local. Las conserveras y los secaderos han visto caer sus ventas en el mercado interno y las exportaciones, y son los trabajadores quienes más sufren este problema, que no es menor, ya que se trata del sector que más personas emplea en San Rafael. 
Por eso, el Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación local (STIA) impulsa una reunión junto a sus otros gremios hermanos de la provincia (de Capital, San Martín y Alvear) con la Cámara de la Fruta Industrializada de Mendoza (CAFIM) para buscar una solución en conjunto.
Ricardo Bertero, titular del STIA, explicó que “la idea es llamar a todos los sindicatos de la alimentación y hacer una primera reunión con la cámara y después hacer una segunda con otras actividades como la olivícola”, ya que “si no se toman algunas decisiones, estamos en el horno”.
El dirigente advirtió que no sólo La Colina tiene problemas para afrontar en tiempo y forma con los sueldos. “La conservera de Real del Padre desde enero ha estado pagando las quincenas en dos o tres veces y atrasadas, y también La Española viene con atrasos. Es producto del problema general de las economías regionales. Entre todos tendremos que ver cuál es la enfermedad y cuál es el remedio que le podemos aplicar”.
Actualmente trabajan siete conserveras y unos diez secaderos en San Rafael, que en total, según estimaciones del sindicato, emplean unos 4 mil temporarios y de 2.800 a 3.000 efectivos.
“Esas cifras cada año se vienen achicando, porque el que puede tecnificar un poco elimina 20, 30, 40 o 50 temporarios por temporada y tampoco reponen a la gente que se jubila”.
Ejemplificó con el caso de la ex Molto, que unificó sus dos plantas y en la temporada “ocupó menos personal que lo que antes ocupaba en una de las dos”.
Hace tres décadas había 55 empresas en el departamento, entre conserveras y secaderos. Pero tampoco hay que ir muy atrás, porque, según Bertero, hace cinco años funcionaban unos 25 secaderos.
Además, en julio de 2012 la Cámara de Comercio e Industria de San Rafael había advertido que ese año se habían perdido 1.600 puestos de trabajo en la agroindustria.
Caída de exportaciones
Las empresas conserveras venden la mayoría de su producción en el mercado interno, pero los secaderos dependen exclusivamente de las exportaciones, y éstas han caído casi a la mitad en el último año.
En 2013 desde San Rafael y Alvear se vendieron al exterior fruta seca por 65,4 millones de dólares, contra 34,4 millones de 2014, según los datos de la Aduana local.
Algo similar con la fruta fresca, que de un año a otro se pasó de exportar por 3,5 millones a 1,6 millones; en puré y pastas de frutas de 15,7 millones se bajó a 10,4 millones y el aceite de oliva de 1,8 millones a 614 mil dólares.
En cambio en conservas apenas se exportaron por algo más de 96 mil dólares en 2013 y directamente nada el año siguiente.
“En temas de conservas hace unos años que no se ve movimiento en el sector”, señaló Valeria Brega, responsable de la sucursal local de la Cámara de Comercio Exterior de Cuyo.
Con respecto a fruta seca, dijo que habrá 15 exportadores entre San Rafael y Alvear pero hace unos años atrás era el doble.
“Cada año se agrega un filtro nuevo y van quedando empresas y productores en el camino. Y por filtros me refiero a nuevas normativas, presiones fiscales, tipo de cambio, inflación, entre otros. Con los nuevos filtros hubo empresas que dijeron ‘este año no trabajo más, hasta aquí llegué, me dedico a otra cosa’, es una pena”, añadió.
Por José Luis Salas

Comentarios