La provincia
Domingo 07 de Febrero de 2016

Cambios en la Policía: habrá siete jerarquías entre los auxiliares

Es uno de los tres proyectos con los que el Ejecutivo local busca producir mejoras en la seguridad incentivando a los efectivos de menor grado. Esta semana llega a la Legislatura

Por Paola Ale
El Gobierno de Mendoza quiere reforzar el tema de la seguridad incentivando a los efectivos de menor grado, entre otras medidas, y para ello creará cuatro nuevas categorías de auxiliares, por lo que en total quedarán siete. Además, quieren endurecer las condiciones en el ingreso al sistema para levantar el perfil de la fuerzas. El paquete con todos los proyectos entrará esta semana al Senado.
"No necesitamos más sino mejores policías", aseguró a Diario UNO el jefe de la Policía de Mendoza, Roberto Munives. A esta afirmación le siguieron muchas otras en el mismo sentido: lo que el gobierno de Alfredo Cornejo busca es perfeccionar esta profesión de servicio público, que en los últimos años, como afirmó el funcionario, bajó demasiado el perfil.
Actualmente, no se le exigen condiciones demasiado estrictas de ingreso a los aspirantes a auxiliares (el grado más bajo del escalafón, con el que se empieza a formar parte del cuerpo policial). Con la modificación de la Ley 6.722 lo que pretenden es la mayor excelencia posible entre los que quieran formar parte del cuerpo policial. Pero, además, incentivar a los efectivos: que entiendan que si estudian y se perfeccionan mejorarán hasta sus sueldos y que las sanciones pesan a la hora de querer ascender.
Uno de los primeros cambios es incentivar a los auxiliares, que hasta el momento tenían pocas posibilidades de ascender. Así, se agregan cuatro jerarquías a las tres existentes.
Esta reforma y el requisito de una mayor antigüedad para ascender a los grados superiores son los aspectos más novedosos de los propuestos por el proyecto.
Perfil muy bajo
Según explicó Munives, la renovación policial fue propuesta pensando en que desde que se hizo la reforma, en 1998 –en donde se dejó de lado a la Policía como protagonista de su propios cambios– el perfil del efectivo raso ha bajado.
Por eso, y a pesar de que el que curso de ingreso para ser auxiliar durará lo mismo -diez meses- desde que el proyecto se apruebe, los aspirantes deberán acreditar secundario completo, tener hasta 30 años, y una conducta intachable.
Además se agregan jerarquías en el grado inferior del escalafón, que pasa a estar integrado por siete niveles. Se ascenderá por acreditar méritos, y se perderá la oportunidad de hacerlo cuando se detecten infracciones de conducta. Hoy los policías auxiliares, no se cuidan de cometer faltas ni buscan destacarse por los méritos porque es difícil hacer carrera: se llega al techo muy rápido.
Munives explicó que este es uno de los grandes desafíos. "Cualquier policía puede ascender. Lo que necesita es estudiar, quitarle horas al sueño y prepararse. Yo lo hice, y no es imposible", expresó el funcionario. Esto porque para pasar de auxiliar a oficial se necesita estudiar dos años, y tener la tecnicatura. Y para pasar de oficial a comisario, tener la licenciatura aprobada. Los cambios también se producirán en los planes de estudio del Instituto Universitario de Seguridad Pública (IUSP).
Además explicó que para que los efectivos no se eternicen en una función, se ha puesto un piso de edad para ocupar los cargos superiores. Por ejemplo, para llegar a comisario general (el más alto rango de la fuerza policial) se deberán acreditar 27 años de servicio. Para comisario inspector, 25 años. La idea es que no permanezcan más de dos años en el rango, para darle la oportunidad a los que vienen detrás de hacer carrera.
También se le dan facultades sancionatorias a más integrantes del sistema policial. Esto para devolverle la verticalidad perdida y tan apreciada.
Emergencia y defensor del policía
Las otras dos leyes son la adhesión a la declaración de emergencia en seguridad nacional y la sanción de la emergencia a nivel provincial.
Por otra parte, se busca implementar la figura del defensor del policía, una estrategia para que los efectivos se sientan respaldados a la hora de tener alguna complicación propia de un trabajo de riesgo como este lo es.
También se conoció que Alejandro Antón (52) será el nuevo director del Instituto Universitario de Seguridad Pública. El especialista y consultor en Seguridad, será quien se encargará de la formación de los uniformados que recién empiezan.
El funcionario ha sido profesor durante 15 años en la cátedra de Defensa Personal Policial del instituto y es autor del libro "Puedes negarte a ser una víctima", que editó el año pasado.
 

Comentarios