País
Jueves 01 de Septiembre de 2011

Candela murió por asfixia y el padre de la niña salió de la cárcel para el velorio

Los resultados preliminares de la autopsia descartaron que haya sufrido golpes y tampoco tenía signos de violencia sexual. El progenitor, quien purga una condena por una causa vinculada con la piratería del asfalto, declaró ante las autoridades policiales para tratar de dar con el o los autores del hecho. La clave del caso: el llamado extorsivo cuando Candela aún estaba viva El supuesto ajuste de cuentas

Desde las 5.30 hasta las 14 velan de este jueves los restos de Candela Sol Rodríguez, de 11 años, en Casa Lizardo, una casa velatoria ubicada en la avenida Vergara al 3.300 de la localidad bonaerense de Hurlingham.

El Ministerio de Justicia y Seguridad bonaerense dispuso el traslado del padre de la niña, Alfredo Rodríguez, a la morgue judicial donde se encontraba el cuerpo de su hija. Allí estuvo hasta las 4.30, antes de ser trasladado al domicilio familiar, donde se reencontró con su esposa.

Antes, a la pequeña -quien apareció muerta en un basurero luego de 9 días de estar desaparecida- se le había practicado la autopsia, que reveló que Candela murió por asfixia y no sufrió traumatismos. Los resultados preliminares mostraron que la causa de la muerte fue asfixia mecánica por sofocación. Además, se descartó que haya sufrido golpes, como se había informado en un primer momento. Tampoco tenía signos de violencia sexual

Los investigadores hicieron escuchar a Rodríguez el llamado que recibió una tía de la nena, donde se escucha la voz del posible asesino advirtiendo que "ahora sí que no la van a encontrar nunca". La Justicia le permitirá al convicto participar del velatorio de su hija..

Según fuentes vinculadas a la investigación, el progenitor, quien purga una condena por una causa vinculada con la piratería del asfalto, declaró ante las autoridades policiales de la Provincia acerca de quién podría ser el o los autores de este conmocionante hecho.

Fue asesinada 72 horas antes del hallazgo
La autopsia reveló que Candela murió por asfixia y no sufrió traumatismos. Los resultados preliminares de la necropsia realizada al cadáver de la niña de 11 años mostró que la causa de la muerte fue asfixia mecánica por sofocación. Además, se descartó que haya sufrido golpes, como se había informado en un primer momento. Tampoco tenía signos de violencia sexual

No obstante, a diferencia de lo que se informó en un primer momento, su cuerpo no presentaba "signos de violencia corporal". Los estudios de los forenses de la morgue de Morón también revelaron que la adolescente no fue violada. Según los resultados, su cadáver "no presentaba signos de violencia sexual".

Según el informe de los peritos, al momento del hallazgo, la niña estaba envuelta en tres bolsas de consorcio cerradas, prolijas y limpias, y en cuyo interior no había sangre pero si piedras. Los pies de la víctima estaban limpios y en el cuerpo no se halló fauna cadavérica, lo que confirmaría que la data de la muerte no supera los tres días.

Candela fue encontrada con el mismo peinado que tenía al momento de ser secuestrada, con el mismo rodete con el que se la vio en varias fotos que fueron publicadas en los últimos días. También conservaba sus anillos.

La niña desapareció el 22 de agosto pasado cuando salió de su casa para dirigirse, junto a unas amigas, a una parroquia donde se iba a celebrar un encuentro de boys scouts. En la investigación del hecho llegaron a intervenir unos 1.600 efectivos, que en los últimos días revisaron casa por casa el barrio en el que se produjo la desaparición, por el momento sin éxito.

FUENTE: A24.com

Comentarios