Política
Domingo 18 de Septiembre de 2011

Capitanich frenó a los que lo postulan como presidenciable tras ser reelecto en Chaco con un vendaval de votos

"No quiero que nadie especule conmigo sobre qué voy a hacer en 2015", reclamó el reelecto mandatario en referencia a los análisis políticos que lo ubican como opción del eventual recambio kirchnerista.

El gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, consiguió hoy su reelección al frente de la provincia con una ventaja de 30 puntos sobre el radical Roy Nikisch y, pese a fortalecer su proyección política, pidió que no se "especule" sobre su futuro de cara a 2015.

Con el 29,58 por ciento de las mesas escrutadas, la tendencia era irreversible y el frente Chaco Merece Más de Capitanich alcanzaba el 61,24 por ciento, seguido por la Alianza Frente de todos de Nikisch con el 32,29. Por la fuerte polarización en la provincia, tercero quedaba la candidata del Polo Obrero, Fanny Alcire (1,59), delante de Danilo Legal de Proyecto Sur (1,42) y Carlos Martínez del Movimiento Libres del Sur (1,35).

"Soy un hombre de diálogo y consenso y mi gran desafío será promover el consenso para que continúe el proyecto, sin personalismo" en la provincia, dijo Capitanich, quien resaltó el acompañamiento de Néstor y Cristina Kirchner. Custodiado por los ministros de Economía, Amado Boudou, y del Interior, Florencio Randazzo, el gobernador subrayó que el triunfo en la provincia fue "de la Presidenta".

"Los chaqueños la respaldan. Los pequeños la respaldan de una manera extraordinaria, muchos referentes políticos buscaron excluir a Chaco del proyecto nacional, pero usted nos incluye", resaltó Capitanich, junto a sus hijas en la casa de gobierno local. Según dijo, "Chaco tiene una excelente oportunidad junto al gobierno nacional de ser una potencia".

"Ese futuro lo construimos junto a usted Presidenta y junto a Amado Boudou como vicepresidente a partir del próximo 10 de diciembre", enfatizó Capitanich y agradeció la atención de la Casa Rosada a su provincia. "Randazzo y Boudou están acá porque siempre que uno levanta el teléfono nos atienden y no sólo ellos, sino todos", dijo Capitanich y nombró a la mayoría de los funcionarios del Gabinete: "No quiero olvidarme de ninguno, porque cuando los necesitamos estuvieron".

Negó que Chaco "se convierta en una provincia feudal" tras su contundente triunfo. "Es una provincia democrática, con alternancia, donde nunca ha habido intervención federal. Hemos tenido un contundente triunfo", resaltó Capitanich. Hasta las 22.00, el candidato radical no había reconocido la derrota, que lo ubicó como la clara segunda fuerza en la provincia. Las elecciones se desarrollaron con normalidad en toda la provincia, salvo episodios aislados, entre ellos, la aparición de clavos "miguelitos" que provocaron la pinchadura de varios vehículos de dirigentes radicales en un pueblo del sudoeste chaqueño. Según la Justicia Electoral, alrededor del 80 por ciento del padrón participó de la elección, en la que se hizo una primera prueba del voto electrónico, en 300 mesas.

"No tuvimos ningún inconveniente ni en la distribución de urnas ni en la puesta en marcha del voto electrónico", aseguró el ministro de Gobierno, Juan Manuel Pedrini. En la provincia hubo 759.991 personas habilitadas para votar en 2.654 mesas. Además de elegir gobernador, vicegobernador y 16 diputados provinciales, en 66 de los 69 municipios se renovaron los cargos de intendente y concejales. Si se mantenía la diferencia, el oficialismo local se alzará con 11 bancas, mientras que las 5 restantes serán para la alianza que encabeza la UCR.

Comentarios