Más noticias
Jueves 10 de Noviembre de 2011

Capturaron al jefe del narcotráfico de Rocinha, la mayor favela de Rio de Janeiro

Antonio Bonfim Lopes, conocido como Nem, era intensamente buscado. Era considerado uno de los delincuentes más buscados de la zona y fue detenido cuando escapaba en un auto.

La policía brasileña confirmó en la madrugada del jueves el arresto de Nem, el jefe del narcotráfico de la Rocinha, la mayor favela de Rio de Janeiro, y se prepara para reconquistar el control de la zona en los próximos días.

El narcotraficante Antonio Bonfim Lopes, conocido como Nem, "era considerado uno de los delincuentes más buscados de Rio de Janeiro" y "fue detenido hacia la medianoche en el barrio de Lagoa, zona sur, cuando huía de la favela en un coche con otros dos hombres", precisó la policía en un comunicado.

Unas horas antes, la policía federal informó del arresto de dos supuestos narcotraficantes, entre ellos uno conocido como Coelho, brazo derecho de Nem, así como de la detención de 13 funcionarios policiales que escoltaban a los dos narcos con armas largas y granadas.

La policía se apresta a ocupar la Rocinha y la favela vecina de Vidigal en los próximos días, según informaciones de prensa y algunos moradores.

"No revelamos con anticipación la fecha de instalación de Unidades de Policía Pacificadora (UPP)" en las favelas, se limitó a decir un portavoz de la secretaría de Seguridad del estado de Rio consultado por la AFP.

Los retenes instalados desde hace dos días en Rocinha "son operaciones de rutina", sostuvo.

La Rocinha, con más de 120.000 habitantes, sería la decimonovena reconquistada por la policía de manos de los traficantes, que las controlan desde hace 30 años.

El miércoles al amanecer, al igual que el día anterior, unos 50 hombres de las tropas de choque de la Policía Militar instalaron un retén en una de las vías de acceso a la Rocinha para inspeccionar todos los autos que entraban y salían.

El diario O Dia indicó el miércoles que las operaciones tienen por objetivo "asfixiar el tráfico de droga" antes del asalto por parte de las fuerzas del orden, que serán apoyadas por oficiales de la Marina.

Desde 2008, las autoridades del estado de Rio de Janeiro, uno de los más violentos de Brasil, iniciaron una carrera contrarreloj para pacificar los barrios estratégicos de la ciudad para el Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.

El miércoles, algunos moradores abandonaban la favela para refugiarse con familiares o amigos de otros barrios, por temor a verse atrapados en los tiroteos entre policías y narcos durante la operación, constataron periodistas en el lugar.

La proximidad de la operación policial quedó en evidencia luego de que Nem ofreciera el domingo por la noche una fiesta de despedida e impusiera un toque de queda a los habitantes.

"A partir del jueves, todo el mundo deberá quedarse en casa y los niños deben evitar ir a la escuela. Esto nos da miedo porque no tenemos adónde ir. (...) La única solución es quedarse en casa y rezar", dijo una habitante que pidió el anonimato a Globo.

Durante la fiesta, Nem mezcló whisky con pastillas de éxtasis y tuvo una convulsión que lo obligó a hacerse atender en una policlínica de Rocinha, informó la policía. Nem también habría "llorado" al hacer sus adioses, según el diario O Dia.

Las autoridades habían ofrecido una recompensa de 5.000 reales (2.850 dólares) a quien ofreciera información sobre el paradero de Nem.

Una de las principales críticas a la "pacificación" de las favelas de Rio es que los narcotraficantes tienen tiempo de huir antes de la operación.

A fines de noviembre de 2010, 2.600 militares y policías de choque, apoyados por coches blindados y helicópteros, retomaron las favelas del Complexo do Alemao tras una semana de violencia urbana que dejó 37 muertos. La televisión grabó desde helicópteros a los traficantes huyendo a través de un camino.

Más de 1,5 millones de personas viven en unas mil favelas en Rio, o sea cerca de un tercio de la población total.

Comentarios