Más noticias
Lunes 24 de Octubre de 2011

Carla protege a Giulia

Rodeada de guardaespaldas pero sin acompañante, Carla Bruni abandonaba la clínica de la Muette con su hija Giulia en brazos. Lo hacía, tal y como dijo poco antes de dar a luz, protegiéndola de los medios, y como la niña todavía es muy pequeña le fue fácil ya que la cubrió con una mantilla y fue imposible captar una imagen de la recién nacida.

Carla Bruni empieza así su recuperación en casa, mientras su esposo hace horas extras en Bruselas. Allí, en la cumbre europea, Nicolas Sarkozy recibió la felicitación de distintos gobernantes, como el español José Luis Rodríguez Zapatero. Ángela Merkel, por su parte, no solo lo felicitó, sino que le entregó un osito de peluche para la recién nacida; el clima era de tal camaradería que el mandatario francés no dudó en llamar allí mismo a su mujer y pasarle el teléfono a la premier alemana, que compartió unos instantes con la madre reciente.

El oso regalado por Merkel no es de una marca cualquiera. Según algunos, Richard Steiff fue el inventor de este juguete -al que llamó Amigo Petz en 1904-, tras ver una actuación de osos en un circo, y desde entonces hacen las delicias de millones de niños pequeños. Aunque no sea realmente el creador de este juguete, los diseños de Steiff, con sus patas largas y curvas, están entre los más caros del mundo, y se venden en las subastas a precio de joyas. Desde hace un siglo llevan como identificador un botón en la oreja con el nombre de la firma.

La pequeña Giulia Sarkozy Bruni se suma a una familia ejemplo de la modernidad actual. Es hija única, pero tiene cuatro medios hermanos. Así, por parte de la madre está Aurelien, de diez años, hijo a su vez de Bruni y del filósofo Raphael Enthoven; ambos estuvieron estos días visitando a la primera dama en el hospital, aunque el niño habitualmente vive con la ex modelo y el presidente francés. Por parte de su padre, Giulia tiene a Pierre y Jean, de 26 y 24 años, respectivamente, hijos de Nicolas y su primera esposa, Marie-Dominique Culioli; y a Louis Sarkozy Cigagner-Albéniz, de catorce años y fruto del segundo matrimonio del mandatario; el niño vive con su madre.

Fuente: lavozdegalicia.es

Comentarios