Política
Jueves 14 de Enero de 2016

Carrió denunció a Lorenzetti por presunto enriquecimiento ilícito

En la presentación resaltó un “sospechoso ocultamiento de activos en el exterior” por parte del presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti.

Los diputados nacionales de la Coalición Cívica Elisa Carrió y Fernando Sánchez denunciaron por presunto enriquecimiento ilícito al presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, Ricardo Lorenzetti, y al secretario  general de administración del máximo tribunal, Héctor Marchi.
  Carrió es la jefa de la Coalición Cívica, uno de los partidos que integraron el frente Cambiemos que llevó a Mauricio Macri a la Presidencia, y no es la primera vez que apunta contra Lorenzetti por presuntas irregularidades en su patrimonio y su accionar profesional. Desde el gobierno nacional negaron conocer el contenido de la denuncia, aunque admitieron que la misma genera “preocupación institucional”.
  La denuncia es “en virtud del sospechoso ocultamiento de activos financieros en el exterior del país, por parte del señor presidente de la Corte Suprema y por no haber declarado al menos un inmueble rural de parte del señor Administrador General de la Corte Suprema”, según el texto.
  La causa quedó a cargo del juez federal Sebastián Ramos. Carrió y Sánchez denunciaron a Lorenzetti por “las rentas provenientes de un plazo fijo constituido” en el banco suizo Credit Suisse que no fueron declaradas pero que luego, tras la intervención de la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) “regularizó su situación fiscal irregular en el marco de la ley 26.476 de exteriorización de capitales”.
  También porque Lorenzetti vive en un departamento de Puerto Madero que fue adquirido por la empresa Ratio SA “a una sociedad inglesa off-shore, siendo la vendedora una filial americana de una sociedad registrada en Londres”. Según la denuncia, Ratio SA. “se encontraría vinculada a integrantes de la familia del doctor Lorenzetti, de lo contrario no tiene sentido la incorporación al informe de la Afip” y la filial americana está registrada en Delaware, Estados Unidos.
  Para Carrió y Sánchez esa operación se hizo “sin que —en principio— resultaran claramente explicitados el origen de los fondos afectados a tal fin”. Por su parte, Marchi, hombre de confianza de Lorenzetti en la Corte y oriundo de Rafaela como él, fue denunciado por “la omisión de declarar un inmueble rural y a la omisión de presentación de las declaraciones juradas de Impuesto a las Ganancias por los períodos 2005 a 2011”.
  Los denunciantes presentaron documentos para avalar el inicio de una investigación y solicitaron una serie de medidas de pruebas. Entre esos documentos se encuentra un memorando de 2013 elaborado por el director de la Afip Angel Ruben Toninelli que da cuenta de entrevistas y llamados con Marchi.
  De allí surge que le dijo que por una investigación de la Afip contra él, Lorenzetti y los hijos de ambos se analizó en una reunión de la Corte “la posible denuncia penal al administrador federal por extorsión y abuso de autoridad”, en referencia entonces a Ricardo Echegaray.
  “Es también muy significativa la insistencia en averiguar qué trámites estaba llevando adelante la Afip en punto a la exteriorización de la situación patrimonial del presidente de la Corte Suprema y del secretario de administración del alto tribunal y de los hijos de ambos”, sostiene la denuncia.
  “La desidia y eventual discrecionalidad que, por parte del organismo recaudador, podría existir en indagar sobre el patrimonio de estas personas, especialmente después de la existencia conflictos políticos y negociaciones, entre ambos sectores el presidente de la Corte Suprema por un lado y sectores del gobierno de ese entonces referenciados en Ricardo Echegaray”, se sostuvo como base en la presentación.
  El gobierno negó conocer el contenido de la denuncia por “enriquecimiento ilícito” que formuló Carrió y admitió que la misma “nos genera preocupación institucional”.
  Un vocero gubernamental aseguró que “desconocemos hasta el momento el contenido de la denuncia” y aseguró que la Casa Rosada no tuvo “participación en la formulación” de la misma.
  En tanto, fuentes del ministerio de Justicia y Derechos Humanos se manifestaron “sorprendidísimos” por la presentación de Carrió, “dada la trayectoria de Lorenzetti, quien es presidente de la Corte desde el año 2007 y reelecto por sus pares en varias oportunidades”, dijeron.
  Desde el gobierno nacional insistieron en que van a “analizar con prudencia” la presentación de la legisladora, quien conduce una de las patas políticas socias de Cambiemos.

El titular del tribunal ve una “jugada política”

Allegados al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, advirtieron que esta denuncia se trataría de una maniobra “política” que no debería impulsarse ante la sensible situación que enfrenta el máximo tribunal, con sólo tres ministros.
  La figura de Lorenzetti en la Corte es garantía de “independencia judicial”, explicaron jueces cercanos al ministro que “deberá enfrentar un cambio rotundo en su jurisdicción una vez que se postulen nuevos candidatos o el Senado avale a los indicados por el presidente Mauricio Macri: Horacio Rosatti y Carlos Rosenkranz”, replicaron los consultados.
  No es la primera vez que la diputada de Cambiemos Elisa Carrió e denuncia a Lorenzetti, ya que en 2013 lo había  acusado de haber sellado un supuesto “pacto” con el gobierno  kirchnerista por la ey de medios y luego también lo cuestionó por los  presuntos beneficios que podría recibir con la reforma del Código  Civil.
  “Lorenzetti es un especulador y un hombre con graves problemas de inmoralidad personal”, fue la frase que disparó la jefa de la  Coalición Cívica-ARI, una de las principales socias de Mauricio  Macri en el frente oficialista Cambiemos, cuando en diciembre pasado  un fallo del máximo tribunal favoreció a tres provincias con los  fondos de la coparticipación, provocándole un fuerte perjuicio a  las cuentas fiscales que iría a recibir el nuevo gobierno.
  Ya en abril de 2013, la diputada nacional había denunciado “un pacto entre la corporación política y la judicial”, entre el  kirchnerismo y Lorenzetti, para retrotraer algunas de las reformas de  la ley de Consejo de la Magistratura.
  La escena se desarrolló en un plenario de las comisiones de Asuntos Constitucionales y Justicia de la Cámara Baja, donde la  legisladora dijo: “Acá hubo un pacto entre el Presidente de la Corte y  la Presidenta de la República. Espero que el resto de la Corte no  esté en este pacto”.
  Todo se dio luego de que se conocieran las modificaciones al proyecto de reforma del Consejo de la Magistratura que aceptó el  Gobierno, tras un pedido de la Corte. “¿Qué es lo que le da el gobierno a la Corte? El manejo del dinero, del presupuesto y el personal. Ayer, le sacaban todo más  allá de la Constitución y hoy le dan todo más allá de la  Constitución”, agregó en ese momento la diputada, aunque más   tarde fue desestimada por la Justicia.
  En octubre, la legisladora volvió a cuestionar a Lorenzetti por el fallo que declaró constitucional  la ley de medios, que según su interpretación formaba parte de un  pacto que en su momento selló con Carlos Zannini.

Oyarbide

La denuncia de los legisladores de la Coalición Cívica-ARI contra el presidente de la Corte Supre, Ricardo Lorenzetti, quedó radicada en el juzgado federal 2, a cargo del juez Sebastián Ramos y el fiscal a cargo será Gerardo Pollicita. Hasta el 31 de enero Ramos será subrrogado por Norberto Oyarbide, por lo que seguramente será recusado por Carrió. 

Comentarios