Más noticias
Viernes 02 de Septiembre de 2011

Caso Candela: "Llama la atención la forma de la muerte, no tiene daños graves"

Los investigadores aseguraron que el captor la alimentó, no la ató ni le provocó lesiones. La autopsia confirmó que la niña fue asfixiada con una almohada y tenía un leve golpe en la frente.

Los investigadores del crimen de Candela Rodríguez creen que la niña pudo estar cautiva de una persona conocida, que la alimentó y no la ató ni le provocó lesiones previas a asfixiarla con una almohada.

Fuentes de la investigación dijeron a Télam que el cuerpo de la niña estaba llamativamente limpio, sin lesiones ni rastros más que el de haber sido asfixiada, lo que hace sospechar que pudo estar al resguardo de alguien que la conocía y la cuidó durante su cautiverio.

Las mismas fuentes dijeron que la investigación que lleva adelante el fiscal de Instrucción de Morón, Marcelo Tavolaro, apunta a dos hipótesis: que a la niña la mataron para dejar un mensaje mafioso o que efectivamente la mataron por una deuda familiar.

Los análisis realizados al cuerpo de Candela revelaron que la niña fue asfixiada con una almohada y que sólo tenía un leve golpe en la frente.

"Llama poderosamente la atención la forma de la muerte porque no tiene graves daños, está limpia", reiteró en varias oportunidades uno de los investigadores consultados por Télam.

Por su parte, la madre de Candela, Carola Labrador, acusó a la prensa de decir "mentiras", aseguró que su marido, Alfredo Rodríguez, "no tuvo nada que ver" con lo sucedido y consideró que los captores mataron a Candela porque "se asustaron" al ver cómo se movilizaba ella para encontrarla.

Ayer, tras solicitar ampliar su declaración como testigo ante el fiscal Tavolaro, el padre de la niña volvió a negar que el crimen haya estado motivado en un problema con él, aunque aportó una lista de nombres para que se investigue y dijo que le hicieron fama de "alcahuete de la cana".

Esta mañana, el fiscal General de Morón, Federico Nieva Woodgate, dijo que por el momento no hay "ningún elemento para imputar a nadie" en la causa, y que se investigan varias hipótesis de lo que pudo haber sucedido.

Otras fuentes judiciales dijeron a Télam que aún se aguardan estudios periciales sobre elementos recolectados en la casa allanada ayer en la calle Kiernan 992, de Hurlingham, ya que "no está aún descartada la posibilidad" de que la niña haya estado cautiva allí.

Sobre las llamadas realizadas a la familia de Candela durante los nueve días de su desaparición, los informantes dijeron que hubo por lo menos 10 que eran amenazantes y muchas falsas y confirmaron que nunca fue la madre de la niña la que las atendió.

Los mismos voceros aclararon que como en ninguna de las llamadas mientras la niña estaba viva hubo un pedido de rescate, la causa está caratulada como homicidio y no como secuestro extorsivo.

Sobre el llamado difundido por distintos medios en el que un hombre advierte que Candela no aparecerá "jamás" y alude a que la familia debe entregar un dinero, desde la fiscalía insistieron en que no hay elementos que diferencien a esa comunicación de otras tantas recibidas por la familia.

Candela fue vista con vida por última vez el lunes 22 de agosto, cuando salió de su casa ubicada en Coraceros 2552, de Villa Tesei, para encontrarse con unas amigas con quienes asistía a un grupo de scout, en la parroquia San Pablo Apóstol, de esa localidad.

Tras nueve días de búsqueda, la niña fue encontrada la tarde del miércoles a la vera de la calle Cellini y colectora del Acceso Oeste.

Según la autopsia, Candela fue asfixiada entre 24 y 36 horas antes del hallazgo y que el cuerpo había sido arrojado en la vía pública una hora antes de ser encontrado.

Fuente: Télam

Comentarios