Zona sur
Jueves 31 de Marzo de 2016

Caza furtiva: calculan que se secuestra un 10% de lo que se depreda en el Sur

En los primeros dos meses del año la Policía Rural ha secuestrado más de 100 animales protegidos por ley. Los cazadores ya ni respetan el tamaño de los piches y la mayoría se mueven en modernas camionetas. 

El flagelo de la caza furtiva en el Sur mendocino parece no tener fin. Es que en esta temporada que comenzó a fines de enero, la Policía Rural secuestró 95 piches, 5 vizcachas, 2 liebres y varias piezas de choique faenadas.
Fueron 16 las causas abiertas con unos 45 demorados por infracción a a la Ley 22.421 de protección y conservación a la fauna silvestre. Los procedimientos incluyeron la incautación de unas 5 armas y varios cuchillos que servirán de prueba para el proceso.
En este escenario, el titular de la delegación local de la Policía Rural, Carlos Arias señaló que “la temporada de caza furtiva, sobre todo de los piches se abre en octubre cuando el animal sale a comer, luego hay un período de apareamiento y recién a fines de enero los cazadores retoman  la actividad”.
Agregó que “desde fines de enero a la fecha secuestramos 95 piches faenados, unas 5 vizcachas, 2 liebres y varias piezas de choiques en la misma situación”.
La mayoría de los procedimientos se  ubicaron a pocos kilómetros de la zona urbana en controles sobre las rutas de acceso a la ciudad. En casi todos los casos fueron sorpresivos para los cazadores que transportaban en camionetas, por lo general, las piezas ya degolladas.
“Salir a cazar no es para pobres”, explicó  el subcomisario y mencionó que “se necesita una buena logística, armas y un vehículo preparado para algunas zonas de riesgo”, en obvia alusión a las camionetas 4x4 que utilizan los cazadores.
“Hace 10 años la actividad se centraba en parajes lejanos pero ahora cambió y a pocos kilómetros de las zonas urbanas encontramos cazadores”, añadió el uniformado, quien aclaró que “una vez secuestrado el botín, con orden de la fiscalía de turno se labran las actas de rigor con los infractores y algún testigo”.
Luego se secuestran las armas y a desnaturalizar a la presa, que por lo general se la incinera con la ayuda de algún elemento combustible.
Pero lo que más sorprende a los policías es el nivel de depredación de estos cazadores que ni siquiera respetan el tamaño de las ejemplares, sobre todo de los piches. En ese aspecto, Arias informó que “en esta temporada encontramos piches muy pequeños ya degollados”.
El titular de la delegación que se encuentra sobre rutas 146 y 154 en el paraje de Colonia Elena, confirmó que “esta situación nos preocupa porque estos secuestros representan quizás sólo el 10% de la caza furtiva en el Sur mendocino”.
Animales sueltos
Otro tema , también preocupante, es la cantidad de animales sueltos que recorren las rutas locales y en muchas ocasiones han provocado tragedias de tránsito. En ese sentido, Arias, informó que “hemos capturado al menos 45 animales sueltos entre caballos, caprinos , burros y otros”, Todos quedaron al custodio de la Dirección de Ganadería.
Parque automotor
Para controlar los tres departamentos la Policía Rural cuenta con 35 efectivos, 4 camionetas, una moto y unos 5 caballos para las zonas de difícil acceso.
Apoyo
Esta unidad policial es un complemento para la seguridad en el territorio. En los diversos controles sobre las rutas se retuvieron 25 motos, 3 vehículos y se labraron 55 actas viales.
Marcelo Schmitt
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios