San Rafael
Lunes 11 de Abril de 2016

Cedieron a Feyes la vieja terminal para usarla como estacionamiento

El Municipio entregó el predio en comodato para que la escuela de chicos especiales recaude fondos para terminar su nuevo edificio. Les urge dejar la sede incendiada.

La Municipalidad cedió la vieja terminal a Feyes para que la explote como playa de estacionamiento. Lo que la escuela recaude será destinado a finalizar su nuevo edificio en Vélez Sarsfield 2037 para poder dejar su actual sede de Coronel Campos 367 afectada por un incendio el 27 de mayo del año pasado.
Actualmente se está acondicionando el predio de Godoy Cruz y Coronel Suárez para poder albergar los vehículos tanto en el sector central al aire libre como bajo techo en los lugares donde funcionaban las boleterías. La cesión fue en comodato hasta que la Comuna le encuentre un destino definitivo al terreno de la vieja terminal de ómnibus.
“Nos han cedido el predio como playa de estacionamiento, pedimos colaboración a la gente para que vaya a estacionar allí porque todo ese dinero se va a volcar a la nueva escuela”, manifestó a UNO San Rafael Silvia Galilea, directora de Feyes.
La idea es abrir la playa “en 10 o 15 días como máximo” y, aunque aún se debe definir el horario de funcionamiento, “calculamos que va a ser entre las 8 y 13.30 y de 16 a 21, aproximadamente, y el costo rondará entre los 20 y 25 pesos”.
Silvia calculó que “nos está faltando como un millón de pesos para poder terminar la primera parte del nuevo edificio, son muchos los gastos y lo más caro es la parte fina”.
En ese sentido, solicitó “a la gente de San Rafael que continúe aportando su granito de arena que es muy bienvenido y es una necesidad esta institución para el departamento, porque las personas que asisten a Feyes necesitan ese lugar”.
Diariamente, entre las 9 y las 17, concurren a la escuela especial 60 personas con capacidades diferentes de distintas edades que estudian y aprenden en talleres en el poco espacio que pudo rescatarse del edificio incendiado.
“Estamos en el salón del fondo donde gracias a Dios el fuego no llegó y ahí nos acomodamos. Nosotros lo adornamos e iluminamos con nuestra presencia, los chicos trabajan con alegría y con toda nuestra precaria situación seguimos haciendo las conservas, el rallado de pan y repostería. Le pido a toda la comunidad que venga a ver cómo trabajamos y que vengan a comprar”, añadió la docente.
Quienes deseen colaborar con Feyes, además de utilizar su playa de estacionamiento, pueden ayudar adquiriendo los productos que elaboran sus alumnos o aportar materiales de construcción, elementos de grifería o para terminaciones finas.
Una obra que estuvo parada 17 años
El nuevo edificio de Feyes se comenzó a construir en la década de 1990 y su función inicial era un hogar para los alumnos de la escuela especial.
En 1998 se detuvo la construcción por falta de fondos y en agosto del año pasado retomaron la obra tras el incendio que sufrió la actual sede de calle Coronel Campos.
En una primera etapa se planea terminar un salón que se dividirá en dos, además de la la dirección con un depósito y la secretaría con un consultorio para que atienda un kinesiólogo, psicólogo y neurólogo.
Allí, según explicó la directora Silvia Galilea, en la mañana van a funcionar seis talleres y en la tarde la parte artística con danzas, teatro y otras actividades.
En una segunda etapa se quiere construir una serie de casas para los alumnos que ya son mayores y que se quedaron sin padres.
Dos funciones de “Don Padrillo” a beneficio del edificio de Feyes
La escuela Feyes también ha recibido ayuda del Rotary Club mediante la recaudación de las dos últimas funciones de “Don Padrillo”, la película actuada por conocidos empresarios y dirigentes de San Rafael. El film, después de su éxito inicial, se volvió a proyectar este martes y miércoles en el cine Roma a beneficio de esta entidad que contiene a jóvenes y adultos con múltiples discapacidades. “Quisiera agradecer al Rotary y a Rotaract y la gente que ha concurrido a ver la película”, destacó la directora de Feyes, Silvia Galilea.
José Luis Salas
unosanrafael2012@gmail.com

Comentarios