Deportes
Viernes 25 de Noviembre de 2011

Celso Jaque vetó la ley de admisión que ahora necesita su gobierno para el partido Tomba-Boca

"No podemos impedir el ingreso al estadio de Martín ni de Di Zeo", se lamentó el responsable del operativo de seguridad del choque que tiene en vilo hasta a la mismísima presidencia de la Nación. ►En la Casa Rosada caló hondo la guerra de La Doce en Mendoza

Por Javier Polvani
jpolvani@diariouno.net.ar

La Legislatura de Mendoza reguló el derecho de admisión en las canchas en 2006 a través de una ley aprobada en ambas cámaras, pero como Celso Jaque vetó la iniciativa no hay ninguna herramienta para impedir el ingreso de las barras bravas a los estadios mendocinos. Esta semana, los funcionarios civiles y policiales del Ministerio de Seguridad lamentaron no contar con ese instrumento y se vieron en dificultades para explicarle a la prensa porteña por qué Mendoza tiene un agüejero negro en una materia ampliamente debatida y reglada a nivel nacional.

En la previa del cotejo que Godoy Cruz y Boca Juniors protagonizarán este domingo, desde las 17, en el estadio Malvinas, el veto de Jaque a la ley de seguridad deportiva de la provincia recobró actualidad, más allá de que el acto jurídico data de 2008. Es que el partido en el Parque General San Martín es la excusa que tendrían a mano Mauro Martín y Rafael Di Zeo para medir la fuerza bélica de cada una de las dos facciones en las que está partida la famosa hinchada número 12.

“Nosotros no podemos impedir el ingreso al estadio ni de Martín ni de Di Zeo, no tenemos ninguna herramienta legal para hacerlo. El club Godoy Cruz no aplica el derecho de admisión y la Provincia no adhirió a la ley nacional de seguridad deportiva”, explicó el comisario Daniel Mazzola, responsable del operativo de seguridad para controlar a los muchachos de La Doce más violentos en la provincia, a un programa de la televisión porteña. Cuando terminó la comunicación telefónica al aire, los entrevistadores se preguntaron si Mendoza era una isla dentro del país porque no tenía reglado el derecho de admisión a los estadios de fútbol.

La inexistencia de una legislación particular sobre la seguridad en los espectáculos deportivos en Mendoza es consecuencia de una decisión política del gobernador Celso Jaque. La Legislatura cocinó a fuego lento durante más de dos años una iniciativa del peronista disidente Daniel Cassia hasta sacar del horno una ley especial para los eventos masivos vinculados al deporte, pero el mandatario la vetó y nunca remitió a los legisladores otro proyecto sobre la materia.

“Los mendocinos estamos desnudos para enfrentar esta problemática porque el gobernador decidió dejarnos sin ropa cuando logramos estar bien vestidos”, se quejó Cassia a dos días de la disputa del encuentro futbolístico que abrió una polémica sobre el trato de la legislación mendocina para con las barras bravas del fútbol. El legislador recordó que en el debate de la ley que finalmente Jaque truncó participó directamente el ex árbitro Javier Castrilli, mientras fue subsecretario de Seguridad Deportiva durante la Presidencia de Néstor Kirchner.

La norma vetada por Jaque fijaba la creación en Mendoza del Consejo de Seguridad Deportiva, además de regular el derecho de admisión y permanencia de las personas en los estadios. También contemplaba la presencia obligatoria de fiscales o sus ayudantes en las canchas para hacerse responsables in situ de las acciones policiales de prevención y represión de disturbios. Asimismo, en la norma abortada se creaba la Comisión de Difusión de Medidas de Seguridad para los eventos de concurrencia masiva.

Comentarios