Mundo
Martes 17 de Noviembre de 2015

Cinco muertes absurdas en la historia


1. El 16 de noviembre de 1796, la zarina Catalina II La Grande (1729-1726) murió en San Petersburgo como consecuencia de un cólico que la sorprendió sentada en su retrete.
2. El pretor romano Fabio murió al atragantarse con un pelo de cabra que estaba flotando en la leche que acaba de ingerir.
3. Alejandro Magno (356-323 a. de C.), murió en Babilonia a consecuencia de unas fiebres -seguramente malaria-, contagiado durante los dos días que duró una orgía celebrada en dicha ciudad en su honor. Tan lejos murió de su patria, Macedonia, que para evitar que su cuerpo se descompusiera, hubo de ser conservado en miel.
4. El Papa Alejandro I (¿?-115) murió decapitado tras salir ileso después de haber sido arrojado a un horno. Por ello, se le considera mártir de la Iglesia Católica.
5. El Pontífice Adriano IV (1115-1159), el único Papa inglés de la Historia, de camino a su palacio tras haber pronunciado un caluroso sermón contra el Emperador Federico I, al que incluso había amenazado de excomunión, se detuvo a beber agua de una fuente, cuando de manera accidental una mosca entró en su garganta donde se quedó alojada. Los médicos que acudieron con premura nada pudieron hacer. El Papa murió asfixiado.
Fuente: Culturizando.com

Comentarios