Política
Sábado 24 de Septiembre de 2011

Comenzaron los rumores de cambios en el Gabinete para después de las elecciones

El ministro de Planificación Julio De Vido, uno de los más cuestionado de la administración Kirchner, ya tendría reemplazante. El cargo sería ocupado una hombre fiel a Cristina.

El ministro de Planificación Federal, Julio De Vido -un pilar clave de los dos gobiernos kirchneristas- dejaría su cargo el 10 de diciembre próximo en manos de su principal colaborador, Roberto Baratta, quien tiene la confianza total de la presidenta Cristina Fernández, confirmaron fuentes cercanas al oficialismo.

Si, como se prevé, Cristina obtiene la reelección, el nombre de Baratta figura en la lista de los principales recambios de la Casa Rosada, y su ascenso en Planificación estaría vinculado, además, con que De Vido estaría extenuado por una gestión que lo obligó a estar día tras día monitoreando la problemática energética y el cumplimiento de las obras públicas.

Baratta es el secretario de Coordinación del Ministerio de Planificación, pero también fue designado recientemente en el estratégico sillón estatal en el directorio de YPF, la principal empresa de la Argentina.

Desde ese rol le tocó pedir una reunión urgente de directorio a los accionistas de la petrolera, para exigir precisiones sobre hacia donde apunta el crecimiento accionaria del gigante petrolero Pemex en la española Repsol, principal propietaria de YPF.

Incluso, en esa reunión de directorio, Baratta advirtió que el Estado argentino estaba dispuesto a usar su "acción de oro" para evitar cualquier intento de cambios en la política de inversiones de YPF en la Argentina.

Además, Baratta -un licenciado en Comercio Exterior de 38 años- fue el encargado de exigir "garantías por escrito" de que no se producirían cambio en la estrategia de inversiones.

En los últimos meses, Baratta acompaña casi siempre a De Vido a las reuniones con la presidenta Cristina Kirchner en la Casa Rosada.

Según reveló la revista Noticias, Cristina llama al funcionario "Maestro Baratta", mientras que él la nombra como "La Doctora" cuando se comunica con alguna empresa para exigir que se cumplan las obras en tiempo y forma.

Una de las principales virtudes que De Vido y la propia Cristina observan en el secretario de Coordinación de Planificación es su "ejecutividad".

Al estilo del secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, Baratta suele llamar a los empresarios del sector energético varias veces por día y recriminar cualquier incumplimiento que ponga en problemas el suministro energético o el plan de obra.

Si se confirma su designación en lugar de De Vido en diciembre, Baratta deberá lidiar con otro tema clave: el gobierno podría analizar una reducción de los millonarios subsidios a las tarifas de energía y el inicio de un demorado proceso de "sinceramiento tarifario".


FUENTE: Noticias Argentinas
 

Comentarios