Más noticias
Domingo 06 de Diciembre de 2015

Cómo alimentar a un cachorro para que crezca sano y fuerte

Los primeros meses es ideal que reciba leche de su mamá, ya que contiene proteínas y sales que evitan enfermedades

 Cuando llega un cachorro a casa queremos que permanezca sano y fuerte por mucho tiempo, y esto dependerá, en gran medida, de la alimentación que reciba durante los primeros meses de crecimiento.
Una nutrición adecuada asegura que el animal nos acompañe por muchos años y que durante su etapa adulta sea activo y tenga buena salud.
Las primeras cinco semanas de vida los animales deben ser amamantados por su mamá. La leche materna contiene alto grado de proteínas y sales que les sirven como defensa para evitar parásitos y prevenir enfermedades
Luego de este tiempo los cachorros deben consumir concentrado especial hasta los 6 meses. Este debe contener probióticos que serán consumidos por las bacterias de su intestino y harán que el sistema inmune permanezca sano.
Lo más importante para una nutrición balanceada durante los primeros meses es darles hasta cinco porciones de comida distribuidas a lo largo del día. Los cachorros requieren raciones frecuentes de concentrado porque su etapa de crecimiento demanda mayor cantidad de comida. Darles alimento pocas veces los obliga a consumir mucho en poco tiempo y pueden alcanzar niveles de sobrepeso que su cuerpo aún no soporta.
Se debe buscar un alimento que cubra las cuatro necesidades de las mascotas: cuidado oral, piel, pelo saludable y una alta cantidad de nutrientes.
Una dieta balanceada contiene aminoácidos esenciales para el desarrollo de su sistema nervioso central y un aporte de calcio y fósforo que beneficie los huesos para que el animal permanezca activo y con mucha energía.

Cambios con la edad
En el mercado se ofrece una gran variedad de alimentos elaborados especialmente según el tamaño de la raza y la edad del cachorro.
Lo aconsejable es mantener horarios de alimentación estrictos, puede ser una ración de concentrado cada tres horas; con esta frecuencia nos aseguramos de que se están cubriendo todas las necesidades nutricionales.
A los nueve meses la capacidad estomacal del animal también va creciendo y se deben disminuir progresivamente las porciones hasta alcanzar únicamente dos al día.
Tener dos porciones diarias le permite a la mascota controlar su ansiedad. En cuanto a hidratación, es importante que tengan disponibilidad de agua fresca y limpia durante todo el día.

Comentarios