Más noticias
Domingo 11 de Septiembre de 2011

Cómo cambiaron EE.UU. y el mundo entero después del 11-S

El famoso sociólogo James Petras explicó a Radio La Red que la política militar norteamericana tras el ataque generó más guerras, reforzó el poder talibán e incentivó la crisis económica.

El reconocido sociólogo estadounidense James Petras, de 74 años, habló en exclusiva con Radio La Red y realizó un análisis profundo de los cambios que se operaron a nivel internacional a partir del atentado a las Torres Gemelas y de la política militarista de los Estados Unidos.

Nuevas guerras, el fortalecimiento del régimen talibán, la crisis económica norteamericana y la violación de los derechos de los ciudadanos estadounidenses son algunas consecuencias. A continuación una lectura sin desperdicio.

"La primera y más grande equivocación fue usar los eventos del 11-S como un pretexto para lanzar una guerra contra Afganistán y una contra Irak. En el momento del 11-S los talibanes en el gobierno afgano se ofrecieron a negociar con los Estados Unidos la entrega de Bin Laden si Norteamérica presentaba pruebas concretas de que Laden y Al Qaeda estaban involucrados en el ataque a las torres.

Los Estados Unidos rechazó esa oferta como una manera de solucionar el problema del atentado. Y creo que ese rechazo tiene sus raíces en la política militarista que la configuración de poder en ese momento, en el régimen de Bush, quería lanzar.

Tras la victoria efímera en Afganistán, lanzaron la segunda guerra que fue contra Irak, inventando el pretexto de que Sadam Hussein tenía armas de gran destrucción. La segunda resultó en una tercera con ataques a Pakistán, Yemen, Somalia, ocupación de Haití y últimamente Libia. En otras palabras, a partir del 11 de septiembre, Estados Unidos lanzó guerras en todas partes y como consecuencia, en vez de derrotar a los enemigos, los fomentó. Hoy más que nunca los talibanes son el gobierno de facto en muchas regiones de Afganistán.

La militarización tenía un enorme efecto en la economía y en las libertades de los Estados Unidos. En vez de crear seguridad tenemos ahora un aparato policíaco que penetra la vida individual de cualquier ciudadano de los Estados Unidos. A partir del mal llamado acto patriótico, podrían investigar, encarcelar a cualquier individuo por sospecha de estar asociado a alguna persona del terrorismo. Han sembrado mayor inseguridad, han creado más vulnerabilidad social con un enorme déficit fiscal y la incapacidad de incentivar la economía. Hoy, uno de cada cinco norteamericanos no tiene empleo o tiene uno de tiempo medio.

En otras palabras, la guerra -en vez de conseguir más seguridad- ha creado más inseguridad, ha multiplicado las zonas de conflicto, ha fortalecido los poderes policiales, ha multiplicado el uso de armas sin solucionar nada. Hemos visto la vuelta del talibán como el principal protagonista en Afganistán. Los Estados Unidos están forzados a retirar sus fuerzas en Irak. Irán es el principal ganador del conflicto. En Pakistán las encuestas muestran que más del 80 por ciento de la población se muestra hostil con los Estados Unidos.

Y el principal problema es que hemos perdido los pocos derechos constitucionales que tenemos. Todos los abogados y expertos en la ley constitucional dicen que somos mucho más vulnerables a los poderes del Estado que hace años".

Análisis del aparato policial
"Lo que uno puede notar es la reticencia y la reserva de las personas de participar de cualquier protesta. El movimiento anti-guerra y el número de voces independientes ha caído verticalmente, los musulmanes se sienten amenazados en todo el país. Los que van a las ceremonias religiosas y celebran las fiestas islámicas están constantemente bajo la observación policial. Cualquier caridad para con las víctimas de su país de origen está bajo la amenaza de terrorismo.

Si no tienes ningún compromiso político, si bajás la cabeza y vas de tu casa al trabajo y del trabajo a casa no sientes presión policial. Pero si estás activo políticamente y tienes opiniones críticas con la política todos los teléfonos, fax y computadoras están bajo el control. Al aparato lo llaman la “Seguridad de la Patria” con un presupuesto de 50 mil millones de dólares".

Fuente: A24.com
 

Comentarios